Primera

El Real Madrid blinda su futuro

Isco, en el partido ante el APOEL. /Afp
Isco, en el partido ante el APOEL. / Afp

Ante el temor de que los jeques del PSG y el City puedan ir a por sus estrellas, renueva también a Isco hasta 2022 y le impone una cláusula disuasoria de 700 millones

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

Tal y como está el mercado de loco desde que el París Saint Germain hizo saltar la banca al abonar 222 millones para arrebatarle a Neymar al Barcelona, clubes poderosos como el Real Madrid han decidido activar toda su maquinaria para blindar a su plantilla con contratos de alta duración y cláusulas que espanten a jeques como el catarí Nasser Ghanim Al-Khelaïfi, propietario del club galo que entrena Unai Emery, o Mansour bin Zayed, dueño del Manchester City de Pep Guardiola y miembro de la familia real de Abu Dabi.

Después de anunciar el miércoles la renovación de Marcelo dos años más, hasta 2022, este jueves el Real Madrid oficializó la ampliación del contrato de Isco Alarcón cuatro temporadas más, también hasta ese año que parece marcado en rojo en el calendario del presidente Florentino Pérez. Para evitar que le puede ocurrir lo mismo que al Barcelona con su ya exestrella brasileña, el club blanco ha elevado sobremanera los emolumentos de Isco, que percibirá en torno a seis millones netos al año, y la ha puesto una cláusula disuasoria de 700 millones. El malagueño ofrecerá este viernes una conferencia de prensa en el Santiago Bernabéu, acompañado del director de Relaciones Institucionales, Emilio Butragueño.

Durante buena parte de la campaña pasada, cuando era un suplente de lujo, Isco no tenía nada claro su futuro debido a la apuesta del club y del técnico Zinedine Zidane por mantener el estatus de intocables de las estrellas de la ‘BBC.’ Descontento por su situación, Isco fue tentado por varios clubes, incluido el Barcelona, el equipo favorito del malagueño cuando era más joven. Esas novias le garantizaban una suculenta mejora económica y ser clave en el proyecto deportivo.

El panorama cambió de forma radical cuando Isco aprovechó las prolongadas ausencias por lesión de Gareth Bale y se hizo fundamental para Zidane en el tramo final del curso, cuando el Real Madrid firmó el histórico doblete Liga-Champions. Su titularidad se ha mantenido en el comienzo de la actual campaña, hasta el punto de que Isco se exhibió en la Supercopas de Europa y de España ganadas por los blancos ante el Manchester United y el Barcelona, respectivamente.

«Tranquilos, me quedo»

«Tranquilos, me quedo», enfatizó Isco nada más alzarse con la pasada Liga. Y su promesa se ha cumplido, ya que el internacional, indiscutible para Julen Lopetegui en la selección española, cumplirá su nuevo contrato cuando tenga 30 años. Aterrizó en el Santiago Bernabéu en la 2013-2014, la misma campaña en la que se estrenó Carlo Ancelotti en el banquillo merengue, y ya ha disputado con el equipo blanco 197 partidos en los que ha marcado 34 goles y ofrecido 46 asistencias. Ha levantado tres Champions, una Liga, una Copa del Rey, dos Mundiales de Clubes, tres Supercopas de Europa y una de España.

Asegurados Marcelo e Isco a largo plazo, en la agenda del Real Madrid está previsto acometer en beve las renovaciones de Karim Benzema, Dani Carvajal, Nacho y el propio Zidane, que desde el verano tiene apalabrada su continuidad por tres años más y doblará su sueldo, que pasará de algo más de cuatro millones a ocho. Al delantero francés, que termina su vínculo en 2019, el club le ofrecerá seguir hasta 2021, cuando ya tenga 32 años.

Será su segunda mejora de contrato, ya que llegó al club en 2009 y en 2014 pasó de cobrar cinco millones netos anuales a percibir ocho. A Carvajal, que termina en 2020, se le aumentará hasta 2022, un premio a su buen rendimiento y al compromiso del lateral de Lganés desde que volvió tras su cesión al Bayer Leverkusen. Y a Nacho, que concluye su contrato vigente en 2021, la idea es recompensarle por su última gran temporada y por querer seguir de blanco pese a recibir ofertas interesantes como la de la Roma.

Florentino y su equipo de trabajo dan continuidad así la política que llevaron a cabo el verano pasado, cuando fueron mejorados y ampliados los contratos de Luka Modric hasta 2020, de Cristiano Ronaldo y Lucas Vázquez hasta 2021 y de Gareth Bale y Toni Kroos hasta el 30 de junio de 2022, fecha en la que también acabaría el vìnculo de Marco Asensio. A todos estos ‘refuerzos’ hay que sumarles los fichajes de los jóvenes Theo Hernández y Dani Ceballos, cuyos compromisos vencen el 30 de junio de 2023.

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos