Fútbol

Liga Santander

Jornada 31

Oblak consolida el segundo puesto del Atlético en el Bernabéu

Oblak consolida el segundo puesto del Atlético en el Bernabéu

El portero esloveno frenó a un Madrid que mereció más en un derbi vistoso pero también tuvo a Keylor como figura

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

Mereció ganar por ocasiones y a los puntos el Real Madrid en el derbi menos tenso de los últimos años pero resistió el Atlético agarrado a su excelente organización defensiva y a Jan Oblak, que hizo media docena de intervenciones extraordinarias, la última tras un golpe franco ejecutado con maestría por Sergio Ramos, ya sin Cristiano Ronaldo en el campo. Marcaron el luso y Griezmann, las dos estrellas, pero los mejores del derbi capital fueron Oblak y Keylor Navas, que se reivindicó con otro par de intervenciones determimantes.

Le faltó tensión al equipo de Zidane para crecer tras su gol y permitió que los colchoneros dieran un paso al frente e igualasen enseguida, un resultado que firmaban los de Simeone de anatemano aunque deja al Barça como virtutal campeón de Liga, ya con 11 puntos de ventaja a falta de sólo siete jornadas. El Atlético, sin embargo, consolida su segundo puesto al mantenerse con cuatro puntos de ventaja sobre su eterno rival y cumple cinco temporadas ligueras sin caer en el Bernabéu. Lo mejor fue ver a los protagonistas y rivales, como Koke e Isco, sonriente y abrazados al final. Ejemplo de deportividad en tiempos convulsos.

1 Real Madrid

Keylor; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo, Lucas Vázquez, Kovacic (Modric, min. 71), Kroos, Asensio (Isco, min. 71), Cristiano (Benzema, min. 63) y Bale.

1 Atlético

Oblak, Juanfran, Savic, Godín, Lucas Hernández, Vitolo (Correa, min. 61), Saúl, Thomas (Gameiro, min. 82), Koke, Griezmann y Diego Costa (Gabi, min. 71).

Goles
1-0: min. 53, Cristiano. 1-1: min. 57, Griezmann.
Árbitro
Estrada Fernández (Comité Catalán): Mostró amarilla a Kroos, Vitolo, Thomas -se pierde el próximo partido-, Lucas Vázquez.
Incidencias
Partido correspondiente a la 31ª jornada de Liga, disputado en el Santiago Bernabéu ante 78.769 espectadores.

Las puestas en escena evidenciaron que era un derbi un tanto descafeinado y que ambos técnicos miraban de reojo a los compromisos continentales ante la Juventus y el Sporting de Portugal, por más que Real y Atlético tengan muy encarrilados sus pases a semifinales en Champions y Liga Europa, respectivamente. Zidane buscó más entrada por banda con la precencia de Lucas, Asensio y Bale en lugar de Modric, Isco y Benzema, que descansaron de inicio. También entró Kovacic en vez de Casemiro, un tapón irrellenable en este tipo de partidos. Se acusó la ausencia del brasileño, que hubiera permitido menos contragolpes colchoneros.

Más información

En el Atlético, Simeone apenas tiene donde elegir tras las marchas en invierno de Augusto, Gaitán y Carrasco, además de las lesiones de Filipe Luis, cuya ausencia se nota más en ataque que en defensa, y Giménez. Dejó fuera al veterano Gabi, titularísimo en partidos fundamentales, le dio la zona clave a un todoterreno como Thomas, cada día mejor y más influyente en el juego de su equipo, y sorprendió con Vitolo en vez de Correa. El grancanario, refuerzo deseado en invierno, está lejos de ser ese jugador creativo, versátil, desequilibrante, profundo y con gol del Sevilla, pero suele hacer buenos partidos en el Bernabéu. Lo realizó este curso sin ir más lejos con Las Palmas. Esta vez fue de menos a más, participó en el gol del empate y le quitó el Cholo cuando mejor estaba.

Con esas trazas y teniendo en cuenta que el Madrid había disfrutado de dos días más de descanso, es lógico que los locales comparecieran con más chispa, más frescos y dominantes. También jugaban en casa y necesitaban más los puntos para ser segundos. La mayor ambición de los locales se tradujo en un 7-1 favorable en saques de esquina en apenas 20 minutos.

Aunque les faltaba algo de paciencia y de acierto en los últimos pases, abusando también de lo balones altos y cruzados, el Madrid generó ocasiones más que suficientes como para irse en clara ventaja al primer acto. Lo evitaron Oblak, inmenso, y los palos. El portero esloveno salvó un remate que no se esperaba de Cristiano tras un balón peinado por Bale, a la salida de un saque de esquina, un tiro lejano del astro portugués, un mano a mano con Varane tras un pequeño barullo y un disparo tremendo de Carvajal. Además, Asensio puso un balón en la cruceta tras una jugada en la que el Bernabéu pidió penalti previo de Juanfran a Kroos, y Marcelo colocó el balón después en la otra escuadra.

Sin control

Al Atlético le duraba poco el balón. No ejercía el control deseado en el centro del campo y sólo cuando encontraba a Griezmann entre líneas daba sensación de peligro. Dispuso de una buena ocasión, pero Costa, tan peleón como desacertado, se escoró demasiado y su tiro seco y duro lo desvió Keylor por su palo. Pudo tener otra muy clara el equipo visitante pero el asistente cometió un grave error al cortar por fuera de juego un avance de Vitolo, que había partido desde su propio campo.

Se reanudó el derbi con las mismas trazas pero esta vez sí golpeó pronto Cristiano. Fue tras un gran centro de Bale, un avión para el desgastado Juanfran, en el que el astro de Madeira hizo un movimiento de engañó en el que cayó Lucas como un juvenil. Vigesimotercer gol de CR7 en esta Liga y 40 de la temporada. Tremendo. Tuvo el acierto, y la fortuna, el Atlético, de empatar enseguida. Griezmann trazó un pase mágico a Vitolo y después culminó la jugada, ya sin Keylor bajo palos.

A partir de ahí, los colchoneros llegaron con mucho más peligro en los contragolpes pero no definieron. Koke disfrutó de una ocasión de libro, pero Keylor respondió con un paradón al disparo a bocajarro. Retiró Zidane a Cristiano, al que mima y le concede descansos que acepta como nunca, y puso en liza a Benzema y luego a Isco y Modric. Simeone, más defensivo, retiró primero a Vitolo y luego a Costa. Dejó arriba a los pequeños Correa y Griezmann y reforzó el centro del campo con Gabi. Cerca del final entraría Gameiro en lugar de Thomas. Movimientos extraños. Faltaban aún otro paradón de Oblak.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos