Presión para Keylor Navas, pasión por Ter Stegen

P. RÍOS BARCELONA.

Desde que coinciden en la Liga española (2009), todos los ojos están puestos en Cristiano Ronaldo y Leo Messi antes de un Real Madrid-Barcelona, aunque quizás la misma atención debería prestarse a los porteros encargados de frenarles. Víctor Valdés (hasta 2014) e Iker Casillas (hasta 2015) fueron dignos rivales del delantero portugués y del argentino.

El Barça tiene ahora al alemán Ter Stegen, que ya lleva dos campañas jugándolo todo menos la Copa (competición que queda para el holandés Cillessen). Su crecimiento ha sido extraordinario y hoy atraviesa su mejor momento.

Por el contrario, pese a los títulos conquistados por el Madrid en las dos últimas temporadas, Keylor Navas no acaba de convencer ni al club blanco ni a su entorno. El culé llega al clásico como Zamora de la Liga (siete goles encajados, empatado con Oblak) y de la Liga de Campeones (uno). El merengue lo afronta sabiendo que puede llegar otro portero en el mercado de invierno. La sensación es que el Real Madrid ha sido una máquina en estos dos últimos años por juego, físico, acierto en los fichajes y puntería de Cristiano Ronaldo. No importaba quién era el portero.

El problema ha llegado esta temporada cuando el conjunto merengue ha perdido consistencia defensiva. Keylor Navas, sin fallar tampoco en exceso, para algunas ocasiones y otras no, como un guardameta normal, sin lujos, como lo que siempre ha sido.

En ese contexto aparece el nombre de Kepa (Athletic) para aterrizar ya de forma inmediata en el Santiago Bernabéu durante este mercado de invierno. En el caso de Ter Stegen, los culés confían plenamente en él.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos