Messi, Messi y otra vez Messi

El argentino Leo Messi celebra su triplete ante el Leganés en otra exhibición personal. :: afp/
El argentino Leo Messi celebra su triplete ante el Leganés en otra exhibición personal. :: afp

El Barça supera el récord de imbatibilidad de la Real Sociedad tras superar al Leganés con un triplete del astro argentino

JESÚS BALLESTEROS BARCELONA.

Sigue impasible el Barça en su lucha por resolver por la vía rápida el título liguero y, de paso, por arrebatar a la Real Sociedad aquel histórico récord de partidos sin perder en Liga. Sin brillantez, resolvió ante el Leganés con la eliminatoria de Champions en la cabeza y con la figura de Messi otra vez por encima de cualquiera otra. Un triplete goleador del delantero fue suficiente para doblegar a un Leganés que tardó mucho tiempo en darse cuenta de que el equipo de Ernesto Valverde no pasa por su mejor momento.

3 FC BARCELONA

1 LEGANÉS

Barcelona
Ter Stegen, Semedo, Piqué, Vermaelen, Sergi Roberto (Jordi Alba, m. 74), Rakitic, André Gomes, Dembelé (Denis Suárez, m. 88), Coutinho (Iniesta, m. 81), Messi y Luis Suárez.
Leganés
Cuéllar, Zaldua, Unai, Siovas, Raúl García, Rubén Pérez (Guerrero, m, 78), Gabriel Pérez, El Zhar, Eraso (Brasanac, m. 60), Omar Ramos y Amrabat (Beavue, m. 46).
Goles
1-0: m. 27, Messi. 2-0: m. 32, Messi. 2-1: m. 68, El Zhar. 3-1: m. 87, Messi.
Árbitro
De Burgos Bengoetxea. Amonestó a Siovas, Gabriel Pires, Rubén Pérez, Coutinho, Zaldua y Jordi Alba.

Pero sea como fuere, juega Messi en distintos frentes. En cada partido lo hace por ver a los suyos ganar, pero también por agrandar su leyenda. Ya sea en Liga, Copa o Champions, pero el atacante argentino busca siempre ir más allá. Lograr pegarle un bocado a su historia dentro de los registros del fútbol.

Ante el Leganés decidió el choque él solo. No es la primera vez, pero el 10 emergió cuando nadie quería o podía en el Barça. Ofreció el repertorio más completo para firmar un triplete, uno más, y colocarse con los mismo goles que Salah en la lucha por la bota de oro.

El Zhar puso una pizca de emoción al encuentro hasta que Messi apareció para sentenciar al final

Con la eliminatoria continental ante la Roma en la cabeza, necesitaba el Barça un partido cómodo ante el Leganés. Y Messi no quiso que los suyos se estresaran más de la cuenta. A la media hora de partido ya vencía el cuadro catalán de forma cómoda por dos goles de ventaja y, sinceramente, fue lo peor que le pudo pasar al líder y al partido en sí.

Messi está empeñado en alzarse también con el título de máximo goleador del continente y cada encuentro es un reto para el argentino. En apenas cuatro minutos doblegó a Cuéllar por partida doble. Los recursos del argentino son ilimitados, pero el lanzamiento de falta es ya un clásico en el abanico de Messi. Abrió la lata con un golazo para cerrar casi de forma definitiva el duelo con otra jugada marca de la casa.

Con semejante varapalo, al Leganés le vino grande el partido, al menos, hasta que reconoció que nada tenía que perder. Fue tarde, aunque le dio tiempo al cuadro madrileño para marcar un gol. El Zhar sacó partido de la desidia defensiva de los azulgrana, que vieron como el marcador se ajustaba para enfado de Ernesto Valverde.

Movimiento de banquillo

El técnico azulgrana no había movido ficha aunque venía avisando a los suyos de lo que podía ocurrir si no se producía un cambio de actitud. Movió el banquillo, pero nada nuevo se produjo en el juego de los locales. Porque al final, terminaría siendo el de siempre el que pondría el gol definitivo del choque. Otra vez Messi aparecería para colocar el tercero, para firmar su triplete anotador y para recordarle a Salah que tendrá que apretar en esta recta final del campeonato para hacer con la bota de oro.

Parecen partidos intrascendentes, carentes de valor, pero son estos los encuentros que terminan decidiendo títulos como una Liga. Suma y sigue el conjunto azulgrana. Una jornada menos y la distancia, por lo pronto, no va a menguar con respecto a su inmediato perseguidor.

También en el plano personal. Messi no distingue de rivales o competiciones y siempre está preparado para dejar su mueca. Los de Garitano son ya una de las muchas víctimas que han recibido tres goles del argentino. Con la Liga en el bolsillo, la final de Copa y la Champions son los próximos retos del astro de Rosario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos