El Madrid recupera a la BBC para su otra Liga

Gareth Bale, Keylor Navas, Achraf Hakimi, Luka Modric y Karim Benzema, entrenando ayer en Valdebebas. :: Juan Carlos Hidalgo / EFE/
Gareth Bale, Keylor Navas, Achraf Hakimi, Luka Modric y Karim Benzema, entrenando ayer en Valdebebas. :: Juan Carlos Hidalgo / EFE

Zidane vuelve a tener disponible a su tridente para medirse al Dépor en un torneo que es ya un banco de pruebas para Europa

ÓSCAR BELLOT MADRID.

El Real Madrid inicia la segunda vuelta con la Liga convertida ya en banco de pruebas para la Champions. A 19 puntos del líder, y con Villarreal y Sevilla pugnando también por la zona que da acceso a la máxima competición continental, el vigente campeón se mide al Deportivo de La Coruña celebrando el regreso de su tridente, inédito desde el clásico del 23 de abril de 2017 por mor de las lesiones de Gareth Bale, la sanción que le cayó a Cristiano Ronaldo en la ida de la Supercopa de España y los problemas físicos que también ha arrastrado Karim Benzema y que han mantenido al francés alejado de los terrenos de juego desde el partido ante el Barcelona del 23 de diciembre. Enfrente estará un conjunto que pena en posiciones de descenso, muy frágil atrás y que además llega bajo de defensas.

La vuelta de Benzema, superada ya la lesión que le hizo perderse los cinco últimos encuentros del Real Madrid, permite a Zidane tener a su disposición de nuevo a la BBC, 273 días después de su última aparición en un once. Confirmó el técnico la inclusión de su compatriota en la convocatoria, aunque no aseguró que ello supusiese que el Santiago Bernabéu vaya a reencontrarse con el tridente que constituyó la imagen de marca de la entidad de Chamartín las cuatro últimas campañas y que parecía enterrado en el baúl de los recuerdos desde que la fragilidad de Bale y la pujanza de Isco obligó a la escuadra a rearmarse en torno a un 4-4-2.

Tras pasar casi un mes en el dique seco, lo más probable es que el delantero francés, cuyo escaso bagaje ofensivo ha provocado el hastío de la parroquia local, parta de inicio desde el banquillo, dejando a Bale y Cristiano Ronaldo la responsabilidad de abrir vías de agua en la mermada zaga del Deportivo, que cuenta con las bajas por lesión de Sidnei y Raúl Albentosa y con el austríaco Fabian Schär como único central de la primera plantilla a disposición de Cristóbal Parralo, por lo que el entrenador cordobés ha tenido que recurrir al jugador del filial Steve Aldo One, que apunta a titular en lo que sería su debut en Primera.

Mal escenario

Agudizada por las ausencias, la debilidad defensiva del Deportivo, segundo equipo más goleado del campeonato, representaría normalmente un hándicap mayúsculo en el Bernabéu, donde los gallegos acumulan diez derrotas consecutivas, pero se ve mitigado por la inusitada falta de mordiente del Real Madrid, que lleva 32 goles en Liga, 17 menos de los que sumó el curso pasado en la primera vuelta, aunque le queda pendiente el duelo ante el Leganés aplazado a febrero por la disputa del Mundialito.

Un mal personificado en la figura de Cristiano Ronaldo, que sólo contabiliza cuatro tantos en el campeonato. El luso, que ha vuelto a acaparar focos por su presunto órdago a Florentino Pérez a cuenta de su renovación, necesita recuperar el olfato para cargarse de argumentos y sacar a su equipo de la depresión antes del cruce con el PSG de febrero que determinará la suerte de la nave blanca.

El choque a vida o muerte con el equipo que entrena Unai Emery pesa ya sobre las decisiones de Zidane, que ha visto cómo mientras recuperaba mimbres arriba, los perdía atrás. Para el partido ante el Deportio no puede contar aún con Sergio Ramos, que apura plazos para superar su dolencia en el sóleo izquierdo, ni con Jesús Vallejo, que se perderá entre cuatro y seis semanas por un problema muscular en el bíceps femoral de su pierna derecha, lo que deja a Nacho y Varane como únicos recursos para el eje de la zaga.

La retaguardia es también el gran quebradero de cabeza de Cristóbal, que durante la semana ha probado con un 5-3-2 ante las bajas de Sidnei y Raúl Albentosa pero que podría mantener pese a ello el 4-3-3 colocando a One como acompañante de Schär, que volverá al once tras haber cumplido sanción ante el Villarreal y ser suplente frente al Valencia. Ello permitiría al técnico mantener el tridente ofensivo conformado por Adrián López, Lucas Pérez y Florin Andone que estrenó ante el cuadro de Marcelino García Toral y que dejó buena sensaciones pese a la derrota por 1-2 en Riazor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos