El Madrid se rearma para el PSG

Marcelo celebra uno de los goles del Real Madrid al Deportivo en el Santiago Bernabéu. :: EFE/
Marcelo celebra uno de los goles del Real Madrid al Deportivo en el Santiago Bernabéu. :: EFE

El equipo de Zidane recupera las mejores sensaciones físicas, anímicas y de juego tras reconciliarse con el gol ante el Dépor

IGNACIO TYLKO MADRID.

Su mayor goleada y primera remontada en esta Liga, los dobletes de Gareth Bale y Cristiano Ronaldo y las dos victorias consecutivas ante Leganés, en Copa, y Deportivo, han obrado el cambio de dinámica esperado en el Real Madrid, rearmado ante la eliminatoria de octavos de la Champions que se le avecina ante el París Saint-Germain. Mientras, los galos de Unai Emery evidencian dudas tras la derrota ante el Olympique de Lyon, los problemas recurrentes de Neymar con Edinson Cavani, la crítica y la propia hinchada del Parque de los Príncipes y la lesión de Kylian Mbappé, retirado en camilla tras un golpetazo con el portero Anthony Lopes, aunque después escribió un mensaje tranquilizador y dijo «estar bien».

Sabedor de que en el club blanco se pasa tradicionalmente del cero al infinito, y viceversa, Zinedine Zidane esbozó un discurso mesurado tras hacerle un 'siete' al destartalado Dépor de Cristóbal Parralo. Evitan por todos los medios los merengues dar la sensación de sufrir ansiedad ante ese partido que, con la Liga perdida, puede marcar la temporada. «¿El PSG? Realmente no veo mucho fútbol. Prefiero ver más golf para ser honesto. Todavía no hemos pensado en la Champions, queda tiempo. Ahora tenemos que estar concentrados en los partidos que nos vienen por delante. Coger confianza y volver a la época ganadora», esgrimió Bale en ESPN.

El galés es clave en la mejoría madridista, el gran fichaje de invierno. Su vuelta le ha permitido al Madrid recuperar el gol, la velocidad al contragolpe, el poderío aéreo y la estrategia ofensiva. Su inicio de año es espectacular y ya suma nueve goles y cinco asistencias esta campaña. Tras su doblete ante el Deportivo, es el máximo realizador de su equipo en Liga con seis dianas, y eso que sólo ha participado en 649 minutos a lo largo de nueve partidos. Desde que volvió de su lesión en el Mundial de Clubes, promedia un gol cada 55 minutos. Además, roba balones y se faja en defensa, como demostró ante el Deportivo persiguiendo al lateral Luisinho.

Cerrado el culebrón Kepa, blindado por el Athletic, se reabren los capítulos de Courtois y De Gea

Otro aspecto fundamental es la vuelta al gol de Cristiano Ronaldo, que frente a los gallegos no sólo marcó dos tantos sino que se jugó la cabeza en el segundo ante la bota del suizo Fabian Schär, prueba irrefutable de que tiene hambre y deseo de ser determinante en el tramo final. Se busca y se entiende bien con Bale. A Zidane sólo le falta que se entone Karim Benzema, abucheado en el Bernabéu en su regreso. Antes de la entrada al campo del ariete francés, Zizou ya había vuelto al 4-3-3 que le dio éxito al alinear a Borja Mayoral en detrimento de Isco Alarcón, molesto en el banquillo.

Los blancos fueron intensos ante el Deportivo, como si las rotaciones de Zidane en la Copa comenzasen a dar sus frutos. Casemiro, Modric y Marcelo actuaron con más chispa, vigor y resistencia. El Madrid presionó mejor y más arriba al rival, con 34 recuperaciones en campo deportivista. Agradeció también el equipo las constantes subidas de Dani Carvajal, muy añorado en su lesión, y de Marcelo, horrible en jornadas precedentes. Mención especial para Nacho, el suplente más titular de la Liga y el chico para todo que requieren todos los clubes y las selecciones nacionales, ya que el canterano estará en la lista de Julen Lopetegui para el Mundial.El Bernabéu coreó su nombre, aunque volverá al banquillo cuando regrese Sergio Ramos.

Zidane sale también reforzado por el hecho de que Kepa Arrizabalaga, al que nunca quiso por fidelidad a Keylor Navas y Kiko Casilla, haya renovado por el Athletic por siete años y una cláusula de 80 millones, el blindaje más fuerte en Ibaigane junto al de Williams. Cerrado este capítulo, salvo que en verano el equipo blanco decida pagar esa barbaridad, se reabren los de Thibout Courtois y David de Gea, santos y señas del Chelsea y el Manchester United. El belga termina contrato en 2018, no ha renovado y estaría encantado de volver a Madrid, donde residen sus hijos. Así se lo ha hecho saber su entorno a Florentino Pérez, desde hace tiempo encaprichado con De Gea. El de Illescas es el único portero de las grandes ligas que ha dejado su meta a cero en 14 partidos, es «el mejor del mundo» para José Mourinho y tiene contrato hasta 2019.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos