Jornada 36

Madrid se emociona con las finales y se olvida del clásico

Cristiano Ronaldo y Piqué disputan un balón en el último clásico./Rodrigo Jiménez (Efe)
Cristiano Ronaldo y Piqué disputan un balón en el último clásico. / Rodrigo Jiménez (Efe)

Real Madrid y Atlético se centran en sus citas continentales y sus hinchas sueñan con un duelo en la Supercopa de Tallin

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Es curioso, pero a sólo unas horas de disputarse un clásico pocos en la capital de España hablan de la visita del Real Madrid a Barcelona. Zanjado el asunto del pasillo de honor al campeón de Liga tras la decisión en contra tomada, oficialmente, por Zinedine Zidane como respuesta a no haberlo recibido en agosto (antes de la Supercopa española) ni en diciembre (después del Mundial de Clubes) el asunto se limita a saber si Zizou rotará en el Camp Nou como hizo en duelos anteriores de Liga, esa en la que el club blanco compite sin más en juego que el prurito profesional y la aspiración a la segunda plaza. Es cierto que una victoria madridista quebraría la racha de imbatibilidad azulgrana, que busca conseguir el título sin mancha alguna como homenaje de despedida a su capitán Andrés Iniesta, pero sería un logro menor en comparación con lo que tiene por delante en dos semanas: la opción de lograr la 'décimotercera' en Kiev.

El aficionado blanco está más pendiente de cerrar un plan de viaje que se pueda pagar el 26 de mayo en la capital ucraniana (los precios del alojamiento se han puesto prohibitivos con precios diez veces más caros de lo habitual y los vuelos directos se agotaron, por lo que muchos hinchas esperan a los chárter que se puedan generar tras el reparto de las 17.000 entradas asignadas para el vigente campeón de las 63.000 del estadio Olímpico) que de un encuentro que esta vez no será el 'partido del siglo'. Ni para los locales, que recibirán el trofeo de campeón de la Liga 17-18 en la jornada final ante la Real Sociedad, y menos para los visitantes.

Curiosamente ni siquiera están pendientes los vecinos, los atléticos, que en otras ocasiones suelen seguir con atención el duelo de sus dos principales rivales por el título. Esta vez, con cuatro puntos de ventaja (aunque con un partido más), en la pugna por el segundo puesto la visita de su rival histórico al Camp Nou pasa también desapercibida para el mundo atlético, emocionado después de que su equipo haya conseguido el objetivo de meterse en la final de la Europa League.

Un objetivo no imaginado a principio de campaña, pero que ahora mismo ilusiona a una afición que el jueves llenó el Metropolitano y disfrutó con la clasificación para la cita del próximo 16 de mayo contra el Olympique de Marsella.

Un hito pocas veces repetido

Es curioso, pero Madrid está a dos pasos de lograr un hito pocas veces repetido en la historia del fútbol. Necesita primero que el cuadro de Simeone logre la Europa League -sería la tercera e igualaría al Sevilla- y después que el Real Madrid se imponga al Liverpool diez días después en Kiev.

Si eso sucede, algo que no será nada sencillo, por segunda vez en la historia (la primera fue en 1994) la misma ciudad tendrá dos campeones europeos en una misma temporada. Hace 24 años lo logró Milán, cuando el AC Milan de Fabio Capello goleó al Barça de Johan Cruyff en la final de la Champions celebrada en Atenas (que supuso el final del 'dream team') y el Inter se llevó la Copa de la UEFA ante el Salzburgo. A diferencia de lo que sucedería ahora, Milan e Inter no llegaron a disputar aquella edición de la Supercopa de Europa, porque el ganador de la Champions se medía al de la Recopa, que se dejó de jugar un lustro después. Así, los dos clubes madrileños serían los primeros en jugar una Supercopa de Europa entre dos equipos de la misma ciudad. Habrá que ver si son capaces de lograrlo, porque en 1962 y 1986 también estuvieron en esta situación pero no fueron capaces de levantar a la vez el trofeo por el que peleaban en la final. En la primera el Atlético superó a la Fiorentina en la Recopa pero el Benfica tumbó al Madrid en la Copa de Europa. Catorce años después fue al revés, ya que el Madrid se llevó la extinta Copa de la UEFA ante el Colonia y el Atlético, en Lyon, fue superado en la Recopa por el Dinamo de Kiev. Esta vez en la misma ciudad tendrá opción de vencer y mantener el sueño de una final en Tallin el próximo 15 de agosto en el Lilleküla Stadium.

Seguro que si la agenda se lo permite, estará allí Rafa Nadal, conocido madridista pero que ante el Arsenal acudió al Metropolitano, debido a que juega el Masters de Madrid, y lució los colores rojiblancos. «Veía a Rafa (Nadal), que es muy del Madrid, ayer con la camiseta del Atlético, y por cómo le brillaban los ojos, yo no tengo ninguna duda de que es del 'Atleti', sólo que aún no lo sabe», señaló Gil Marín durante el 'Foro Tecnología y Deporte' que organizaba Telefónica con sus principales embajadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos