Keylor Navas regresa al Ciutat de sus sueños

IGNACIO TYLKO

madrid. Sensaciones extrañas para Keylor Navas por diferentes razones cuando mañana salte al césped del Ciutat de Valencia para enfrentarse al Levante, un equipo siempre especial para él porque fue el que apostó por el costarricense cuando destacaba en el Albacete y allí rindió a un gran nivel durante 70 partidos en tres temporadas antes de dar el gran salto al Real Madrid, que abonó 10 millones para hacerse con sus servicios en el verano de 2014.

Además, el tico disputará su primer partido con el equipo blanco con el mercado de invierno ya acabado y sin el temor de que le traigan a otro portero por delante en el escalafón. No se paró de hablar del vizcaíno Kepa Arrizabalaga, pero al final el meta de Ondárroa renovó por el Athletic y su cláusula de rescisión se elevó de 20 a 80 millones. De nuevo, Zidane ha sido clave para que Keylor mantenga su estatus, ya que el técnico francés siempre dijo que era su portero y que no quería a otro, al menos hasta la próxima campaña, cuando el Madrid retomará viejos culebrones relacionados con De Gea o Courtois.

La carrera de Keylor no se entendería sin la figura de Luis Llopis (Hernani, 1964), el preparador de porteros por el que apostó Zidane para el Real Madrid. Llopis fue quien sacó al meta tico de un segundo plano y lo convirtió en una figura internacional que recaló en el club blanco. Su explosión se produjo en su última campaña en el club granota, donde ya trabajó con Llopis, que entonces formaba parte del cuerpo técnico de Joaquín Caparrós, que a su vez conocía bien desde que coincidieron en el Athletic, y supo ir puliendo al cancerbero hasta convertirlo en un diamante. Sin embargo, el propio Llopis fue quien informó favorablemente para que el Real Madrid fuese a por Keylor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos