Isco, pletórico, ejerce de Cristiano Ronaldo

Un doblete del malagueño da la primera victoria liguera al Madrid en el Bernabéu

IGNACIO TYLKO MADRID.

A falta de los goles de su artillero habitual, Isco, que está pletórico y no deja de crecer desde la mediapunta, fue quien ejerció de Cristiano Ronaldo para dar al Real Madrid la primera victoria en la Liga en el Bernabéu, rendido de nuevo no sólo a la magia del malagueño, sino también a su pegada, que evitó que los blancos se llevasen otro disgusto ante su afición. En un partido irregular del Real Madrid, muy bueno en la primera parte aunque no tuvo entonces eficacia, y bastante discreto en la segunda, en la que el Espanyol estuvo cerca del empate, aunque hubiera sido injusto, fue Isco quien se encargó de abrir y cerrar de forma definitiva un partido en el que ya era obligada la victoria del campeón tras dos empates y una derrota en el coliseo blanco.

2 REAL MADRID

0 ESPANYOL

Real Madrid
Keylor Navas, Achraf, Varane, Sergio Ramos, Nacho, Modric (Ceballos, min. 82), Casemiro, Kroos (Lucas Vázquez, min. 69), Isco (Mayoral, min. 90), Asensio y Cristiano Ronaldo.
Espanyol
Pau López, Sergio Sánchez (Granero, min. 68), David López, Hermoso, Aarón, Baptistao, Darder, Javi Fuego, Marc Roca (Navarro, min. 46), Jurado (Sergio García, min. 46) y Gerard Moreno.
Árbitro
González González (Castilla y León). Tarjetas amarillas a Nacho, Sergio Sánchez, Casemiro y Aarón.
Goles
1-0, min. 29: Isco. 2-0, min. 71: Isco.

Lo pasó mal el Madrid hasta el minuto 71 porque le faltó efectividad en el primer tiempo y le sobró Pau López, que evitó nada menos que tres goles en ese período, a remates del omnipresente Isco, Sergio Ramos y Cristiano, que sigue sin estrenarse en Liga y se marchó enfadado al descanso maldiciendo su puntería y la actuación del portero del Espanyol. Sin embargo, al filo de la media hora Pau López ya no pudo evitar que el punterazo de Isco, tras una gran asistencia al espacio del crack portugués, se colase en su portería, tras el asedio que el equipo de Zidane impuso desde el pitido inicial.

Después de tantas ocasiones del Madrid, lo extraño era que el equipo blanco acabase la primera parte con sólo un tanto, porque al menos mereció tres, y estuvo a punto de encajar uno por un error de Casemiro.

Isco perdonó un mano a mano ante Pau a los 20 segundos de partido, pero a la segunda clara que tuvo el malagueño no falló, aunque el Madrid, con Achraf también a buen nivel en el lateral derecho, no evitaría el susto habitual en la segunda llegada de Gerard Moreno cuando se acercaba el descanso.

Sin embargo, el partido cambió por completo en la segunda parte, cuando Quique Sánchez Flores sacó a Sergio García y Navarro, cambió el dibujo, y el choque comenzó a atragantársele al Madrid. El dominio blanco del período inicial desapareció y fue el Espanyol el que, hasta que decidió volver a contragolpear, quiso hacerse dueño del balón y llegar a la portería de Navas, autor de un paradón a Navarro que impidió el empate en el minuto 50. El Madrid pegó un bajón preocupante en esa segunda parte en la que evidenció falta de frescura. El fútbol de un equipo que parecía roto desapareció y al Madrid se le empezaron a agotar el físico y las ideas. Hasta que en una contra llevada por él mismo Isco volvió a resultar determinante y sentenció el encuentro.

Fotos

Vídeos