Ipurua y la resaca europea blanca

Zinedine Zidane, ayer durante la rueda de prensa previa al partido en Ipurua. :: efe/
Zinedine Zidane, ayer durante la rueda de prensa previa al partido en Ipurua. :: efe

Tras la exhibición en París, Zinedine Zidane vacuna a su plantilla contra un exceso de euforia

ÓSCAR BELLOT MADRID.

«En abril volverá la Champions y ya pensaremos en ella. Tenemos mucha ambición por esta competición y daremos lo máximo, pero para el equipo lo más importante es seguir por el buen camino y mañana es una oportunidad para demostrarlo». Zinedine Zidane no quiere que la euforia que desencadenó la exhibición del Real Madrid ante el París Saint-Germain en el Parque de los Príncipes lleve a sus futbolistas a perder de vista la Liga. Por mucho que los 15 puntos de desventaja respecto al Barcelona hagan imposible el título, el técnico se resiste a dar por «sentenciada ni terminada» la competición e insiste en proclamar que seguirán «peleando hasta el final porque en el fútbol puede pasar de todo». El torneo doméstico es el día a día y la mejor forma de mantener la tensión competitiva. En Ipurua aguarda además el Eibar que, otra campaña más, es una de las sensaciones del campeonato.

Veleidosos como pocos, los análisis futbolísticos mutan muchas veces al calor del último partido, tornando cascadas de críticas en riadas de parabienes a la velocidad del rayo. Así ocurrió con Zidane después de que el Real Madrid arrollase al PSG. Quienes andaban preparados para amortajarle por sentar a Modric, Kroos, Isco y Bale en beneficio de la meritocracia tuvieron que envainar a la carrera la daga, silentes unos y advenedizos otros dentro de la corriente de loas al preparador.

ALINEACIONES

Hoy descansarán algunos de los jugadores que más brillaron en París y regresarán al once otros postergados en la ciudad de la luz. La estrategia del palo y la zanahoria que tan buen resultado dio la pasada temporada para mantener enchufado a todo el plantel, perece que comienza a surtir de nuevo efecto. Así, Isco y Bale se perfilan como titulares en Ipurua, donde tendrán que responder para recuperar parte del terreno que han perdido ante Lucas Vázquez y Marco Asensio.

Concentración y valentía

Mendilibar, técnico armero, no espera a un rival relajado. «Vendrán aquí a ganar. No es lo mismo quedar tercero que segundo, segundo que primero. Son un tipo de equipo que siempre quiere terminar lo más arriba posible», dijo el vasco, que demandó «concentración a tope y sobre todo valentía» a sus futbolistas para evitar que se repita lo del año anterior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos