El interminable derbi de Piqué: acabó lesionado

Gerard Piqué, que acabó lesionado, pugna un balón con Gerard Moreno. :: efe/
Gerard Piqué, que acabó lesionado, pugna un balón con Gerard Moreno. :: efe

La entrada de Gerard Moreno deja al defensa dos semanas en el dique seco y Sergio García admite que llamó «negro» a Umtiti y se disculpa

P. RÍOS BARCELONA.

El derbi que disputaron Espanyol y Barça en Cornellà-El Prat no se acabó el domingo por la tarde. Se siguió jugando en las horas posteriores por los numerosos conflictos acontecidos, algunos captados por las cámaras y otros que se vivieron en las entrañas del estadio blanquiazul. Y se prolongó al lunes por las secuelas en forma de lesiones, comunicados oficiales en las redes sociales. Era el cuarto de la temporada, el último oficial, el tercero en tres semanas tras los dos de los cuartos de final de la Copa, y estallaron todas las tensiones.

El gran protagonistas antes, durante y después fue, es y será Gerard Piqué. Marcó el gol del 1-1 definitivo con un gran cabezazo, lo celebró mandando callar a la afición del Espanyol, siempre hostil hacia su persona y a la de sus familiares más cercanos. Y con todo el RCDE Stadium entonando insultos, Gerard Moreno le pasó factura con una entrada durísima que no le impidió acabar el partido, pero que le afectó a la rodilla. Tras las pruebas médica realizadas, tiene una elongación en el ligamento externo de la rodilla derecha y sería baja este jueves ante el Valencia en la vuelta de la semifinal de Copa y el domingo en el Camp Nou ante el Getafe en Liga. Eso como mínimo, pues peligra también en Eibar el 17 de febrero y en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones contra el Chelsea el día 20. Sería una baja muy notable para Valverde, que se ha quedado sin Mascherano en enero, que no confía en un Yerry Mina sin automatismos y que tiene lesionado a Vermaelen y tampoco podrá jugar ante el Getafe Umtiti por sanción.

«Son de Cornellá»

Piqué, además, mantuvo su discurso polémico que tanto ofende al Espanyol, repitiendo que con lo de que «son de Cornellà» se refiere a su «desarraigo» por tener dirigentes chinos, metiendo a Tabarnia -la ficticia región ideada por parte de los no secesionistas- de por medio en un monólogo que comenzó afirmando que su gesto de silencio a la grada «es lo menos que podía hacer por cómo me tratan, una falta de respeto es que no denuncien a los que insultan a mi familia». «Cada vez están mas desarraigados de Barcelona. Están en Cornellà y tienen un propietario chino. No hace falta que se gasten dinero diciendo que son de Italia, China o Tabarnia».

Tal y como reflejó el árbitro, Gil Manzano, en el túnel de vestuarios hubo un tumulto, con discusiones, aunque sin agresiones. Luego se supo que Umtiti acabó indignado con Sergio García porque le llamó «negro», pero que Piqué le tranquilizó avisándole que el delantero del Espanyol se iba a disculpar. Seguramente lo hizo en persona, aunque su comunicado en Instagram del día siguiente parece más una defensa de sí mismo que no un arrepentimiento: «Ante todo aclarar que ayer mismo ya hablé con Samuel. En ningún caso mi ánimo fue racista. Todos sabéis que mi mujer es de etnia gitana y que me crié en un barrio con todas las razas del mundo. Mi cuñado, con quien me une una fuerte amistad, también es afroamericano. En la tensión del partido se dicen muchas cosas que deben quedarse en el campo».

También Messi se las tuvo con Víctor Sánchez por su enésima patada sin balón al argentino, desprotegido por los árbitros porque en su afán de querer seguir siempre de pie les permite no pitar faltas evidentes. El Barça sigue líder con 9 puntos de ventaja sobre un Atlético que recorta dos y Valverde bate un récord de Pep Guardiola (2009-10) en jornadas iniciales invicto, ya 22, con 18 victorias y 4 empates, aunque no en puntos. Ahora el reto es hacer bueno el 1-0 de la ida de la semifinal de Copa en Mestalla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos