El Dépor mereció más ante un Sevilla distraído

El equipo de Seedorf fue un torrente en el tramo final pero el punto le sabe a muy poco en su lucha por la permanencia

I. TYLKO

En un duelo marcado por la sobresaliente actuación de los porteros, el Deportivo mereció más que el Sevilla por su mayor empuje. Necesitaba ganar su tercer partido consecutivo, algo que no sucede desde 2013, con Fernando Vázquez en su banquillo, para meterle más presión al Levante y seguir soñando con la permanencia, y por eso el empate a nada le deja un sabor muy amargo. Le faltó más osadía en el primer acto, cuando cedió al Sevilla toda la iniciativa, pero en el tramo final desperdició varias ocasiones pintiparadas por la mala elección de sus atacantes, el poste o las grandes paradas de David Soria.

Aunque el Sevilla trató de controlar el juego a través de la posesión del balón, las urgencias eran de los gallegos. El equipo de Montella debe crecer en este tramo final de curso para poder asegurarse una plaza en la Liga Europa si no conquista la Copa del Rey, pero es indudable que esa gran final copera del sábado ante el Barça en el Wanda le condicionó en Riazor.

En el once de los andaluces no aparecieron titulares fijos ante el Barça como Lenglet, Muriel, N'Zonzi, Sarabia o Franco Vázquez. Destacó la presencia del joven delantero Carlos Fernández, un punta moderno, versátil, de buen toque y mucha movilidad. No se le vio nervioso, pero le faltó definir. Dejó un taconazo precioso a Banega, que se lanzó demasiado cruzado, y cerca del descanso no superó a Rubén.

El duelo se descontroló tras el descanso, ya que ambos equipos perdieron el centro del campo, y el tramo final fue un torrente de los gallegos. Pero Lucas Pérez erró tres claras y el tico Celso Borges estrelló el balón en el poste. El Levante está a cuatro pero el jueves recibe al Málaga, virtualmente descendido. Sorprendió que no participase el rumano Florin Andone.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos