Cuestión de orgullo en un derbi liguero de 'segundones'

Modric bromea con Cristiano en el entrenamiento de ayer. :: efe/
Modric bromea con Cristiano en el entrenamiento de ayer. :: efe

Tras dos finales de Champions y otra de Copa en la historia reciente, Real Madrid y Atlético afrontan su cita más descafeinada en años

IGNACIO TYLKO

madrid. Después de que el Real Madrid le ganase dos finales de Champions al Atlético, además de unas semifinales y unos cuartos de final en la historia reciente, y de que los rojiblancos conquistasen con Simeone una Copa del Rey en feudo enemigo, el derbi de este domingo en el Santiago Bernabéu se presenta tan descafeinado como una batalla entre 'segundones' en la gran competición doméstica. Están en juego el orgullo de acabar subcampeón de Liga, aunque los del Metropolitano aún sueñan con poder presionar al Barça, las pugnas individuales entre estrellas como Cristiano Ronaldo y Antoine Griezmann, que podría disputar su último derbi madrileño igual que el galés Gareth Bale en el otro bando, pero no asuntos trascendentes.

Si el Madrid manda claramente en Europa, en su compatición fetiche, Simeone devolvió a escena los argumentos de los grandes derbis y tiñó de rojiblanco los de la Liga. Una batalla histórica que se traslada a la grada, donde las aficiones rivalizan en cánticos acerca de quién manda en la capital. Aunque el Madrid es el equipo que más veces le ha ganado a su enemigo capitalino en la historia de la Liga (86 de los 161 derbis disputados), sólo se ha impuso en uno de los nueve últimos enfrentamientos ligueros (el 0-3 de noviembre de 2016 en el Calderón), con un empate y tres derrotas. De los cuatro últimos derbis disputados en el Bernabéu, además, el Madrid no ha ganado ninguno: ha empatado una vez y ha perdido tres.

ALINEACIONES

Igual que el Madrid se presenta pletórico tras el 0-3 a la 'vecchia signora' que dejó más que encarrilado su pase a semifinales de la Champions, el Atlético se revitalizó con un 2-0 ante el Sporting de Portugal que despeja su camino hacia la penúltima ronda en la Liga Europa, un consuelo para un club que sueña año tras año con la 'orejona'. Salvo el lesionado Nacho, Zidane dispone de todos sus jugadores y puede rotar sin problemas para gestionar la carga física y emocional de su equipo.

Simeone presumió ayer de que los suyos son «mejores» y «más regulares» en Liga. Aunque lo más realista es pensar en consolidar un segundo puesto, afirma que nunca quiere mirar por el retrovisor sino hacia adelante. «No pienso en otra cosa que en seguir acercándonos al líder. Soy así de entusiasta», proclamó el Cholo, que poco tiene para rotar tras las marchas en invierno de Augusto, Gaitán y Carrasco, y las lesiones de Filipe Luis y Giménez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos