El Barça sale del purgatorio

Leo Messi controla el balón durante el encuentro en el que el Barça derrotó al Villarreal. :: afp
/
Leo Messi controla el balón durante el encuentro en el que el Barça derrotó al Villarreal. :: afp

Vence sin brillo al Villarreal cuando más lo necesitaba y acaba con su racha de dos partidos sin victorias

JESÚS BALLESTEROS MADRID.

Y ganó. Cuando más lo necesitaba el Barcelona. No había otra salida visto cómo se había desarrollado la jornada. Derrotó al Villarreal y puso fin así con su corta, pero intensa trayectoria por el purgatorio en la que había cosechado dos empates consecutivos y despertado el hambre de sus perseguidores. Eso sí, fue una nueva victoria carente de brillo, con un Messi algo torpón, pese al gol, y ante un equipo mermado por las lesiones y las expulsión de Raba. Para algunos, la clave del choque.

0

0

Los últimos resultados en Liga no dejaban lugar a la duda y estaba obligado el Barça a no fallar tras las victorias de Valencia, Atlético y Madrid. Enfrente, un rival también urgido por la ausencias de victorias y con la posibilidad de recortar puntos a la Real Sociedad (que caía horas antes en Anoeta ante el Málaga) en la lucha por la quinta plaza.

Villarreal
Asenjo, Mario, Álvaro, Víctor Ruiz, Jaume Costa, Semedo (Castillejo, m.48), Trigueros, Rodri, Soriano (Rukavina, m.64), Raba y Bakambu.
Barcelona
Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Vermaelen, Jordi Alba, Busquets (André Gomes, m.86), Paulinho (Álex Vidal, m.68), Rakitic, Denis Suárez (Paco Alcácer, m.58), Messi y Luis Suárez.
Goles
0-1, m.72: Luis Suárez. 0-2, m.83: Messi.
Árbitro
De Burgos Bengoetxea (comité vasco). Amonestó por el Villarreal a Bakambu y a Álvaro y por el Barcelona a Busquets. Mostró tarjeta roja directa al jugador local Raba (m.60).

Pero el patrón de los últimos partidos del equipo azulgrana se repitió en Villarreal. Parece no extrañar ya nada. Los resultados, la buena trayectoria del conjunto azulgrana en Liga, Copa y Champions lo engulle todo, pero no hay fluidez en los triunfos del Barça. Cuando todo parece fiado a lo que sea capaz de generar Messi y éste no tiene su día, amarrar la victoria se complica.

Algunos incidirán en la expulsión de Raba como punto de inflexión en el choque, pero lo cierto es que éste llegaría antes. Con el cambio de Valverde, dando entrada a Paco Alcácer, clave en el resultado final. Su entrada y la mayor profundidad de Jordi Alba por banda, voltearon un duelo que parecía condenado a la nada.

Y es que tras el descanso, ambas escuadras estaban obligadas a dar un paso adelante. Ambos buscaban reponerse, pero la victoria se resistía. El Barça amagó primero con un testarazo de Piqué al larguero, aunque el conjunto de Javi Calleja ofrecería una réplica en el mismo grado de peligrosidad. Ter Stegen volvía a sacar la de cada partido, esta vez a Soriano.

El Barça sigue contando con una mayor posesión por partido incluso en los que ha bajado el rendimiento, pero el gran problema lo tiene arriba, a la hora de ver puerta. Genera pocas ocasiones y convierte menos. El 'submarino amarillo', que tiempo atrás fue capaz de disputarle la posesión al Barça, se atrincheró en la medular y buscaba las salidas de Bakambu, Soriano y el joven Raba, muy activo durante todo el duelo (hasta tal punto que se excedió en su entrada a Busquets). La lesión de Semedo y la roja a Raba trastocó el plan de Calleja que ya sólo vería a los suyos sufrir hasta el final.

La segunda mitad fue un monólogo culé hasta que Luis Suárez logró romper la sequía. Enorme la triangulación entre Messi, Alcácer y el charrúa. Volverían a aparecer en un par de ocasiones más con un Jordi Alba, ahora sí, incisivo. La sociedad con Messi no tendría esta vez sus frutos, pero el argentino acabaría marcando merced a un error en la salida de balón del Villarreal. Un premio a la insistencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos