El Barça, con chispa y las ideas claras para el Bernabéu

Paulinho y Vermaelen apuntan a titulares en un once liderado por Iniesta, Luis Suárez y Messi, que brillaron ante el Deportivo

P. RÍOS BARCELONA.

El Barça llegará al Clásico del Santiago Bernabéu sin un tercer integrante definido del tridente ofensivo por culpa de las últimas lesiones de Paco Alcácer y Gerard Deulofeu, que se unen a las de Ousmane Dembélé y Rafinha. Así las cosas, las opciones son Aleix Vidal, si el equipo azulgrana es muy ofensivo, o, lo más lógico, Paulinho e incluso André Gomes para componer un 4-4-2 descarado y sin miedo al qué dirán. El brasileño tiene todos los números por su sentido táctico, capacidad de trabajo y llegada al área rival, aunque el portugués garantizaría cerrar mejor la banda de Marcelo. En ese sentido, Sergi Roberto también podría jugar más adelantado, con Nelson Semedo de '2'.

Esa sería la principal duda de Valverde de cara al once que alineará contra el Madrid, pues en el centro de la zaga todo indica que Vermaelen se ha ganado la confianza para acompañar a Piqué en un gran pulso. Sin el lesionado Umtiti, Mascherano parece tener la cabeza en otro sitio, a punto de irse a China en el mercado de invierno. El belga ha encadenado su serie más larga de encuentros como azulgrana, sin lesiones y rindiendo a un gran nivel.

La mejor noticia para Valverde tras ver los dos últimos partidos ante Villarreal (0-2) y Deportivo (4-0) es que las rotaciones y los descansos concedidos a jugadores poco reservados habitualmente comienzan a dar sus frutos. A Leo Messi, que no marcó ante el equipo gallego, aunque envió tres balones más a los postes y lleva 14 esta temporada, se le vio con la chispa de sus mejores días, rapídisimo, incontrolable y con la zurda preparada para disparar una y otra vez.

Luis Suárez, tras meses de incomodidad evidente ya sea por su rodilla maltrecha o por su nueva posición de ariete sin extremo por la izquierda, ha recuperado la velocidad en sus movimientos y su capacidad para sacar petróleo de balones imposibles. Y Andrés Iniesta, que reapareció una hora, dio un recital, combinando más que nunca con Messi, una de las claves en Chamartín.

Además, Jordi Alba sigue como una moto, Sergi Roberto también ha adquirido el ritmo competitivo y Sergio Busquets llegará con dos semanas de descanso al no jugar ante el Deportivo por el riesgo de ver la quinta amarilla y perderse el Clásico. Rakitic, Piqué y Ter Stegen también atraviesan momentos óptimos de forma, por lo que el Barça se presentará en el Bernabéu no sólo con la tranquilidad que dan los 11 puntos de ventaja (con un partido más) sino con fe en el trabajo que se está haciendo.

Eso sí, del pasillo de campeón del Mundial de clubes al Real Madrid, ni hablar. Ya ha quedado claro que el Barça haría el gesto en el caso de haber disputado esa competición esta temporada, pero, evidentemente, no la jugó. Hay un transfondo de rencillas en los últimos años, de felicitaciones blancas no enviadas o muy tardías, incluso de denuncias a la UEFA a jugadores azulgranas en puertas de una final de la Liga de Campeones (2010-11) por no haber sabido admitir una derrota en semifinales en la 'era Mourinho'.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos