El Atlético es feliz en el alambre

Gameiro marcó el único gol del partido en el primer periodo y su equipo lo defendió hasta el término del duelo

NACHO BOLÍVAR

madrid. Pragmático, hermético y muy fiable pese a esas trazas tan conservadoras que suele dibujar el Cholo Simeone cuando se ve por delante en el marcador, el Atlético logró un valioso triunfo en Eibar que le consolida en la segunda plaza con diez puntos y un partido más que el Real Madrid. Comenzaron muy bien los madrileños, dominadores con grandeza hasta el gol de Kevin Gameiro antes de la media hora, pero a partir de ahí se fueron atrás de forma muy reprochable para lo que debe caracterizar a un equipo con su potencial y su presupuesto. Renunció por completo el Atlético al ataque en una segunda mitad dominada de cabo a rabo por el Eibar, ya con Orellana.

0 EIBAR

1 AT. MADRID

Real Sociedad
Rulli; Odriozola, Llorente, Navas, Kevin Rodríguez; Zurutuza, Illarramendi, Xabi Prieto; Canales, Willian José y Oyarzabal
Barça
Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Vermaelen, Alba; Rakitic, Paulinho, Busquets, Iniesta; Messi y Luis Suárez
Árbitro
José Luis González (castellano-leonés)
Estadio
Anoeta
Hora
20.45 horas (Movistar Partidazo)
Eibar
Dmitrovic; Capa, Ramis, Oliveira, Cote; Dani García, Jordán (Diop, min. 73); Alejo (Orellana, min. 46), Enrich, Inui; Charles
Atlético de Madrid
Oblak; Vrsalkjo, Giménez, Godín, Lucas; Correa (Carrasco, nin. 53), Thomas, Saúl, Koke; Gamiero (Augusto, min. 68), Griezmann (Torres, min. 76).
Gol
0-1, min. 26. Gameiro
Árbitro
Mateu Lahoz. Amonestó por el Eibar a Alejo, Ramis, y por el Atlético y a Godín
Incidencias
Decimonovena jornada disputada en Ipurua ante 6.186 espectadores en una fría y lluviosa tarde.

Claramente de menos a más, el Eibar se hizo acreedor en la segunda mitad al menos al empate. Lo evitaron sólo Oblak, de nuevo determinante, el desacierto en el remate final, la mala suerte y hasta un posible penalti por mano de Augusto, tras una media chilena de Orellana, que no vio el valenciano Mateu Lahoz. El Atlético no enamora y juega con fuego con excesiva frecuencia, pero sabe sufrir, no encaja apenas goles y recupera esa dinámica ganadora lejos de casa que vio cortada de forma abruta ante el Espanyol, antes de final de año. Se consolida como único candidato a poder pelearle la Liga al Barça.

ALINEACIONES

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos