La Rioja

Aspas acaba con el 'efecto Mel' en el derbi gallego

  • El canterano del Celta marca su primer gol en Riazor que vale un triunfo importante

La Coruña. El Celta de Vigo, con el primer gol de Iago Aspas con el conjunto vigués en el estadio de Riazor, se llevó el derbi gallego (0-1), acabó con el 'efecto Mel' y redondeó una gran semana para los del 'Toto' Berizzo tras el pase a cuartos de final de la Liga Europa. El conjunto vigués propuso mucho más que su rival a pesar de ser el visitante, no acusó el esfuerzo europeo y encontró el premio en la segunda parte cuando Aspas remató un centro de Beauvue para infligirle la primera derrota al Deportivo desde la llegada de Pepe Mel al banquillo.

Al entrenador del Celta, el argentino Eduardo 'Toto' Berizzo, no le preocupó el cansancio de sus jugadores después del largo viaje a Rusia, donde el equipo gallego logró el pase a cuartos de final de la Liga Europa, y solo cambió dos piezas: Roncaglia y Bongonda suplieron a Fontás y Pione Sisto.

El equipo vigués se encontró con la oposición de un Deportivo muy similar al que había doblegado al Barcelona una semana antes, con Luisinho por el sancionado Navarro y el regreso de Mosquera.

Los locales fueron incapaces de quitarle el balón al Celta hasta los últimos minutos de la primera parte, en los que el partido se convirtió en un correcalles. Antes de ese ataque de locura previo al descanso, Borges estuvo providencial en defensa para frustrar un ataque de Guidetti y en esa acción el sueco sufrió una lesión que le obligó a dejar el campo y que llevó a Berizzo a alterar el plan inicial con la entrada de Beauvue.

La falta de efectividad dejó el marcador sin goles al descanso y tampoco se movió a los 10 segundos de la reanudación tras una pifia de Roncaglia que Borges fue incapaz de aprovechar ante el guardameta del Celta. El cansancio empezó a hacer mella al equipo vigués y cuando Riazor trataba de empujar a su equipo con cánticos, el Celta, que incorporó a Pione Sisto al ataque, trazó una jugada por la banda derecha a falta de 16 minutos para el final y Iago Aspas definió en el área pequeña ante Albentosa para batir a Lux y celebrar por primera vez un gol con el Celta y sentenciar el derbi.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate