La Rioja

El Barça, obligado a ofrecer su mejor cara

Luis Suárez, Neymar y Messi, en el entrenamiento de ayer. :: efe
Luis Suárez, Neymar y Messi, en el entrenamiento de ayer. :: efe
  • Tras el pinchazo ante el Deportivo, los catalanes no pueden fallar ante un Valencia que ha ganado en dos de sus tres últimas visitas al Camp Nou

Barcelona. El Barça ha tenido siete días para tomar aire, centrarse y recapacitar después de la derrota en Galicia. Llega el tramo de competición en el que se jugará los tres títulos, pero ahora ya no se permiten errores. Si se deja puntos en Liga ante el Valencia, ya se puede ir despidiendo del título. El equipo de Luis Enrique necesita la regularidad y la fiabilidad que parecía haber encontrado en Liga hasta el 2-1 de Riazor.

Antes del parón FIFA por los compromisos de la selección, además, con la incertidumbre que ello conlleva en forma de jugadores que puedan regresar lesionados o fatigados por los viajes transoceánicos, al Barça le conviene dejar los deberes hechos.

El Valencia vive una temporada triste, resignado a transitar en zona de nadie. Tras los apuros sufridos en los primeros meses, con Voro en el banquillo la permanencia parece asegurada, pero con los altibajos que reflejan la inestabilidad del club y del equipo. El Barça está avisado porque el equipo levantino ha ganado en Liga en el Camp Nou en dos de sus tres últimas visitas: 2013-14 (2-3) y 2015-16 (1-2). Ya le puso las cosas muy complicadas en la primera vuelta (2-3 en el último minuto). Y sabe que hace un poco le echó una mano superando al Madrid (2-1) en Mestalla en partido aplazado. Pero también es la misma escuadra que cayó 7-0 en el Camp Nou en Copa en el pasado curso y que viene de empatar en casa ante el Sporting.

Voro tiene tres importantes bajas: Nani, Rodrigo y Santi Mina. Zaza y Munir, cedido por el Barça, formarán arriba con Orellana. Luis Enrique solo tiene la baja de Aleix Vidal, pues parece que incluso Mathieu podría estar en condiciones de reaparecer. Piqué y Messi están apercibidos de sanción y el míster deberá valorar si es mejor que vean la amarilla antes de una visita al Granada que jugársela a no poder contar con ellos en partidos que se avecinan como Sevilla, Real Sociedad o Madrid.