La Rioja
Simeone, pensativo sobre el césped ante el partido de hoy. :: efe
Simeone, pensativo sobre el césped ante el partido de hoy. :: efe

Revancha de consolación en el Vicente Calderón

  • Atlético y Celta coinciden después de caer eliminados en la Copa, con la mente puesta en la Liga, pero también en la competición europea

Si Alavés y Barcelona ensayaron este sábado la final copera sobre el césped de Mendizorroza, este domingo el turno es para Atlético y Celta, contendientes por el bronce, si es que lo hubiese. Por eso ambos buscan revancha sobre el tapete del Vicente Calderón.

Una vez tocada la tecla que afina la sinfonía del Atlético, Simeone tiene la misión de demostrar que no la encontró de casualidad. Corre el riesgo, si no vuelve a dar con ella más pronto que tarde, de quedarse antes de tiempo sin el único título que aún puede pelear. La Champions no concede segundas oportunidades; y en Liga ni Sevilla ni Real Sociedad ni Villarreal están dispuestos a regalar la cuarta plaza, y mucho menos la tercera.

Con esta premisa y aquello de no tocar lo que funciona, no vaya a ser que deje de hacerlo, Simeone moverá las piezas estrictamente necesarias respecto al once del Camp Nou. Lucas Hernández sustituirá al lesionado Godín y el entonces sancionado Gabi volverá a la titularidad en detrimento de Gaitán. Para hacer sitio al capitán, Simeone cuenta con dos opciones. Por un lado, la lógica, que desplazaría a Koke a la derecha y mantendría al resto en su sitio. Por otro, la innovadora, en la que el 4-4-2 habitual tornaría en 4-2-3-1, con el '6' de enganche, Griezmann en la derecha y Fernando Torres como único delantero.

Al contrario que el 'Cholo', Berizzo debe analizar por qué el Celta apenas compareció en Mendizorroza en la semifinal copera. Sólo Iago Aspas puso de su parte para que el conjunto celeste pudiera luchar por el primer título de su historia, y no estuvo acertado. Se tratase de un tembleque puntual o de un síntoma más grave, lo que está claro es que el 'Toto' no puede permitírselo más veces en el tramo decisivo de la temporada: la pelea por los puestos europeos no deja tregua y el Shakhtar Donetsk es un miura. Dos cambios maneja Berizzo para darle un soplo de aire fresco a su equipo: Pione Sisto y Guidetti ingresarían en una delantera excesivamente dependiente de Aspas, lo que desplazaría a Daniel Wass a su posición natural en el centro del campo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate