La Rioja

real madrid

Zidane hace brillar su fondo de armario

Zidane hace brillar su fondo de armario
  • Su gestión de la plantilla es parte del éxito del galo, cuyo Real Madrid ya suma 38 duelos sin perder.

«Zidane siempre nos dice que todos somos importantes y luego lo demuestra», decía Kiko Casilla a los medios tras el 3-0 al Sevilla en el Santiago Bernabéu. El portero, que hizo varias paradas clave para que el Real Madrid dejase su meta a cero en la ida de los octavos coperos, es uno de esos que participa poco, pero siempre tiene una buena palabra para su técnico. «En el vestuario no hablamos mucho del récord de partidos sin perder. Hay que seguir trabajando. Zidane es un gran entrenador, siempre da consejos y nos hace mejorar como jugadores», decía un sincero y sonriente Raphael Varane, que tras marcar el 2-0 acudió rápido a abrazar a su técnico.

«Hay unos jugadores más importantes que otros, pero vamos a necesitar a todos para ganar lo que queremos. Tengo jugadores que pueden jugar en cualquier sitio y lo están haciendo fenomenal», afirma Zinedine Zidane, que ya acumula 38 partidos sin perder en su primer año en el banqiillo madridista. «Jugaron unos que juegan pocos minutos y lo hicieron muy bien. Los 45 primeros minutos fueron muy buenos, espectaculares, entramos muy fuerte, con intensidad, marcamos rápido y siempre es importante entrar así en un partido», reconoció el técnico francés, «contento del trabajo en general».

Sin la 'BBC' el Real Madrid mostró quizá su mejor versión de la temporada. Arrolló al Sevilla desconocido y cuyo técnico no quiso aferrarse a los errores, claros, de Mateu Lahoz en dos de los goles. El equipo blanco empequeñeció a uno de los equipos que cerró en mejor forma el 2016. Con cinco jugadores en el centro del campo (Asensio y James estaban cerca de Morata pero acudían hacia dentro para dominar la medular), optó por una presión alta, la ausencia de Isco -acostumbrado a llevar en exceso la bola pegada al pie- le permitió insistir en el toque rápido y preciso para buscar la meta rival.

Los tres fijos del centro del campo (Casemiro, Modric y Kross) hicieron bien su trabajo y se pudo ver a los laterales llegando hasta la línea de fondo con peligro. Le faltó tino a Morata, que agradeció el descanso otorgado a Karim Benzema.

Rotaciones y compromiso

Las rotaciones dieron la razón a Zidane, que concedió a James una última oportunidad tras su amago de salida y el colombiano la aprovechó. Marcó dos goles, uno de ellos desde el punto de penalti, pero sobre todo se le vio enchufado, lo que el Bernabéu premió con una ovación en el momento de ser sustituido. «Todos los que están en el equipo quieren jugar. Cuando tengo la oportunidad intento ayudar haciendo goles, que es lo que quiero. Yo ahora estoy bien, pero todos pasamos por malos momentos. Me quedo», dijo el ‘10’ blanco recordando el buen partido colectivo «a pesar de que teníamos bajas».

Entre ellas las de Sergio Ramos, que este jueves compaginó trabajo en el interior de las instalaciones con ejercicios sobre el césped, y Lucas Vázquez, que ya corre y toca balón en el césped, aunque por el momento en solitario. Cristiano regresará ante el Granada, según anunció el propio técnico tras el triunfo en Copa.

Zidane con Pintus

Zidane con Pintus / AFP

El francés ha estado en muchas ocasiones condicionado por las lesiones, llegando a usar 13 defensas diferentes, pero es consciente de que necesita a todos para aspirar a lo máximo. Por eso, ha alineado 26 equipos distintos en los últimos 27 partidos oficiales (sólo repitió el once del Villamarín ante el Athletic) y ha ideado con el preparador físico, Antonio Pintus, un plan de entrenamiento pensando en que enero y febrero pudieran estar repleto de partidos si el equipo avanza en la Copa del Rey. «El equipo está muy bien, no sólo técnicamente sino también físicamente», recuerda sobre una plantilla que deja ratos de fantasía, incluso sin nadie de la ‘BBC’, que en algunos momentos parecía intocable.

Meses atrás, había calado la idea de que ‘Zizou’ - que normalmente rehuye hablar de táctica- tenía más suerte que conocimientos. Poco a poco está demostrando que es más que una leyenda sentada en el banquillo. Su mensaje ha calado en los futbolistas, que se muestran comprometidos en el césped. Y eso vale más que cualquier libreto táctico. Por eso suma 38 duelos sin caer, está a uno de la racha lograda por Luis Enrique y a seis de la que logró su excompañero Antonio Conte en la Juventus.