La Rioja

Bale da brillo a un Madrid inconstante

  • El galés anotó sus tantos al final del primer período y Morata cerró la cuenta ante el Leganés

Un doblete de Gareth Bale puso el brillo a un Real Madrid sin la constancia deseada por Zinedine Zidane, irregular en su juego ante un Leganés ordenado que se estrenó en el Bernabéu en un encuentro que cerró Morata (3-0) y en el que los de Zidane no encajaron diez partidos después.

Pidió constancia Zidane a sus jugadores, obligados a levantarse tras el traspié europeo ante el modesto Legia. Ser constante es una de las grandes dificultades de la vida. Sin duda es su reto en un Real Madrid que se desenchufa en pleno partido o que salta sin la motivación que el fútbol de hoy en día exige.

Se esperaba salida en tromba del Real Madrid y nada más lejos de la realidad. Dormido, como si la hora extraña de fútbol matinal le afectase. Asumiendo su modestia y con la lección aprendida de jugar de tú a tú al Barcelona, el Leganés plantó un 4-5-1, con líneas juntas, que desactivó el juego del Real Madrid. Todo unido provocó que el Real Madrid tan solo llegase en cinco ocasiones a área rival en el primer acto. Lo increíble al descanso fue que se marchase ganando 2-0, ambos de Bale, a un pase con visión de privilegiado de Isco desde la banda izquierda y adelantándose el galés a todos en boca de gol, tras una falta lateral de Kroos y cabezazo de Varane.

Isco era la gran víctima del planteamiento del Leganés. Sin líneas de pase erró más que nunca. Además, Cristiano se desesperaba sin poder ejercer su poder en el juego.

Tras la reanudación, los hombres de Zidane liberados de la presión del marcador pusieron más voluntad por agradar. Arrancaron jugando con un punto mayor de velocidad y lo aprovechó Bale para hacerse lucir a Serantes en dos paradas. Reapareció Modric, vital para el juego madridista, y Morata cerró con un buen gol un derbi madrileño de estreno en la elite, añadiendo un argumento más a su favor en el pulso con Benzema. Su desmarque encontró el pase de James al espacio y lo resolvió con gran definición para mantener en el liderato al Real Madrid y abrir hueco con el Atlético de Madrid.