La Rioja

El Barça tiene motivos para celebrar

  • La remontada en Valencia con un Messi en estado de gracia no se ve oscurecida por la lesión de Andrés Iniesta

El liderazgo de Messi, el carácter de Luis Suárez y Rakitic, la persistencia de Neymar y Sergio Busquets y el hambre de un equipo que pese a haber ganado tantos títulos en los últimos años se rebelaron contra un resultado desfavorable y fueron capaces de remontar en Mestalla apretando hasta el último minuto sin apenas descanso tras el 4-0 del miércoles por la noche al Manchester City porque su partido liguero a domicilio se programó a las 16.15 del sábado.

El Barça, aunque no tuvo el control ideal del partido y ofreció demasiadas oportunidades, no solo está de celebración por el 2-3 ante el Valencia. También lo está porque la lesión de Iniesta es menos grave de lo que pareció inicialmente: entre seis u ocho semanas de baja por la rotura parcial del ligamento lateral externo de la rodilla derecha. Por un momento se temió por las mismas cifras, pero de meses. «No es un momento fácil, pero podría haber sido mucho peor», reconoció el centrocampista para dar por bueno el diagnóstico. En el mejor de los casos reaparecerá en el Clásico ante el Real Madrid. En el peor, ya no volverá hasta enero, pero con tiempo de recuperación para estar al cien por cien.

André Gomes, Denis Suárez, Rafinha y Arda Turan comienzan las oposiciones para ocupar la plaza de Iniesta durante este periodo sin partido exigente entre semana, aunque los menos habituales, junto a los mejores alumnos del filial, tendrán minutos mañana en la Copa Catalunya ante el Espanyol. El Barça ya mira hacia adelante mientras otros buscan ayudas arbitrales y provocaciones a la afición local en Mestalla, donde Neymar recibió un botellazo en la cabeza similar al que impactó en Messi hace dos años en otra victoria del Barça sobre la campana. Tanto al brasileño como al argentino les vendrán bien unos días sin competición para recargar pilas y recuperarse de la acumulación de golpes recibidos. La Pulga ha jugado dos partidos completos tras reaparecer durante media hora ante el Deportivo de La Coruña después de su lesión en el adductor. Ha logrado seis goles en una semana y suma catorce en once partidos oficiales. Pero es humano y necesita cuidarse porque Argentina vuelve a esperarle como a un salvador en las eliminatorias sudamericanas rumbo al Mundial 2018 de Rusia.

El Barça sigue sumando en la competición doméstica y europea, pero Luis Enrique sigue sin tener cerrado este curso un funcionamiento perfecto que intimide a los rivales. El Valencia no solo logró remontar el 0-1, sino que con 2-1 contó con varias contras a su favor para hacerle al equipo azulgrana un roto similar al del día del 4-3 en Vigo ante el Celta. Esta vez ganó el conjunto culé en el intercambio de golpes, pero no siempre será así y el técnico asturiano deberá aclarar algunos conceptos para dar más seguridad a su escuadra.

La plantilla de 22 jugadores comienza a parecer corta debido a la acumulación de bajas. Iniesta, Piqué y Alba no podrán jugar el sábado que viene contra el Granada por lesión, mientras que Rafinha y Arda, con sendas contusiones que impidieron su presencia en Valencia, deberían estar recuperados. Por lo menos, el sábado reapareció Sergi Roberto porque Aleix Vidal sigue contando de forma simbólica. Y Luis Suárez evitó la quinta amarilla que le hubiera supuesto una sanción. Los jugadores del filial mejor colocados para cubrir las ausencias son el lateral derecho grancanario Nili Perdomo, el central brasileño Marlon y el centrocampista de la cantera Carles Aleñá, que ya estuvo en Valencia en el banquillo.