La Rioja

De penalti y en el último minuto

Andrés Iniesta se duele sobre el césped de Mestalla tras la entrada de Enzo Pérez. :: j.c. cárdenas/efe
Andrés Iniesta se duele sobre el césped de Mestalla tras la entrada de Enzo Pérez. :: j.c. cárdenas/efe
  • El Barcelona gana un duelo apasionante con lesión de Iniesta y botellazo a Neymar

Un gol de penalti en la última acción del partido dio la victoria al Barcelona en Mestalla por 2-3, en un duelo apasionante y vibrante en el que cualquiera de los dos equipos pudo ganar y que no estuvo exento de polémica, con un árbitro muy protestado, sobre todo por parte del equipo local.

El Barcelona se hizo con el balón desde el pitido inicial y el Valencia, con las líneas muy juntas, tapó los espacios y apenas dejó vías de acercamiento a su área. A los doce minutos de juego tuvo que retirarse Andrés Iniesta, tras una entrada de Enzo Pérez, que giró la rodilla del internacional español, que con evidentes gestos de dolor abandonó el campo en camilla. «Estará entre seis y ocho semanas de baja», según informó el club azulgrana. En una nota indicó que «las pruebas realizadas en Barcelona han demostrado que el capitán azulgrana tiene una lesión parcial del ligamento lateral externo» en su rodilla derecha.

En el ecuador del primer tiempo llegó el primer tiro a puerta del Barcelona y significó el primer gol, después de que el recién entrado Rakitic cediera a Messi, que dispara y Luis Suárez, en claro fuera de juego posicional, tuviera que saltar para que el balón pasara por debajo suyo y batiera a Alves. Así se llegó al descanso.

En la reanudación el Valencia viopuerta tras una buena acción ofensiva en la que Munir batió a Ter Stegen con un zurdazo ajustado la palo.

El tanto dejó tocado al Barcelona y espoleó al Valencia, que se vino arriba y apenas tres minutos después remontaba con un gol de Rodrigo.

El partido parecía llamado a acabar en empate, cuando Abdennour cometió penalti sobre Luis Suárez. Messi asumió la responsabilidad ante el mejor portero de la historia de la Liga en estos lances. Alves acertó la dirección, pero la potencia del disparo impidió que el portero llegase. Durante la celebración del tanto, aficionados del Valencia lanzaron una botella de plástico que golpeó en las cabezas de Luis Suárez y Neymar. El árbitro no dio tiempo a más.