La Rioja

El Sevilla pone fin a doce meses sin ganar lejos del Pizjuán

LEGANÉS. El Sevilla puso fin en Butarque a su maleficio liguero fuera de casa, donde no ganaba desde hacía más de un año, gracias a un golazo postrero de Sarabia que anuló las esperanzas de remontada del Leganés (2-3).

Tenían los locales las ideas bien claras. Robar y salir a la contra, tocar poco y correr mucho. Eso en defensa porque en ataque siguieron las pautas marcadas. El balón duraba poco en los pies y llegaba pronto al territorio de Luciano. En el Sevilla quien destacaba era Mariano. Una de sus aventuras fue la génesis del primer tanto. Llegó en la ayuda, contemporizó, entregó a Vietto y este puso un centro al área que cabeceó viniendo desde atrás Vázquez.

El paso por vestuarios activó de nuevo al anfitrión, pero la efectividad que le faltaba a los madrileños le sobraba a los visitantes. En su primer acercamiento, el Sevilla amplió diferencias gracias al remate de Nasri. Acariciaban los hispalenses un triunfo balsámico que además les ponía líderes provisionales pero Butarque rara vez se rinde. Timor marcó primero y luego Szymanowski. Dos goles en tres minutos que incendiaron la grada y empataron el duelo.

Un espejismo. Sarabia apareció por el borde del área y se sacó un zapatazo con efecto que se coló por la escuadra enmudeciendo a los presentes.