La Rioja

Leo Messi. :: EFE
Leo Messi. :: EFE

El Barça recupera a Messi ante un Deportivo que se le atraganta

  • Luis Enrique considera que el equipo gallego «tuvo suerte» en los dos empates conseguidos en sus últimas visitas al Camp Nou

barcelona. Si el ser humano es un animal de costumbres, el Barcelona, para no ver alejarse a sus rivales directos en la Liga, ya puede apresurarse a arrancarse la etiqueta de club de hábitos peligrosos, como el de encajar cuatro goles en Vigo, perder 1-0 en Anoeta y empatar 2-2 ante el Deportivo en el Camp Nou. La derrota ante el Celta se repitió por segunda temporada consecutiva (4-1 y 4-3) antes del parón de las selecciones. Frente a la Real Sociedad en San Sebastián ya van varios años sin ganar, con sendos 1-0 en los dos últimos cursos, y hoy llega el Deportivo al estadio azulgrana, donde ha arrancado idéntico resultado en 24 meses: 2-2 en la última jornada de la Liga 2014-2015, para salvarse ante un Barça ya campeón, y en la primera vuelta de la pasada Liga. En ambos encuentros el equipo azulgrana ganaba 2-0. El problema para la escuadra gallega es que Lucas Pérez, autor del 1-2 de la ilusión en las dos citas, fue traspasado al Arsenal.

Luis Enrique ya se ha encargado de avisar a sus jugadores: «No sólo por los dos resultados de las dos últimas temporadas, sino también por el hecho de que volvemos a retomar la competición después de que los jugadores se hayan ido con las selecciones. El rival ha tenido dos semanas para preparar el partido. Tendremos que estar atentos ante un Deportivo que juega bien, que encaja pocos goles y que sabe a lo que juega».

El Barça, que recupera para la causa a Leo Messi y al central francés Samuel Umtiti, no acaba de mostrar su autoridad habitual en el Camp Nou, donde perdió 1-2 ante el Alavés y empató 1-1 contra el Atlético. «El Alavés no me sirve de referente porque es un equipo diferente al Deportivo. Vamos a ver qué tipo de partido se da después de trabajar pocos días juntos. No sirve de excusa o disculpa porque le pasa a los equipos grandes, pero es algo que condiciona. En los dos últimos años el Deportivo tuvo muchísima suerte en el Camp Nou, pero necesitaremos de nuestros aficionados y es un partido que se puede complicar».