La Rioja

Antonio Luna, el domingo en el Bernabéu. :: EFE
Antonio Luna, el domingo en el Bernabéu. :: EFE

Denunciados por un vídeo sexual

  • Enrich y Luna piden disculpas pero no se sienten responsables de una «indiscreción»

Madrid. Los futbolistas del Eibar Sergi Enrich y Antonio Luna han sido denunciados por la mujer que aparece practicando relaciones con ambos en un vídeo grabado por una cuarta persona y que circula desde el miércoles por las redes sociales. La joven ha presentado una denuncia ante la Ertzaintza después del escándalo provocado por la grabación y difusión de imágenes íntimas sin consentimiento, delito castigado con penas de cárcel. Al ser consciente de que estaba siendo filmada en la cama junto a Enrich y Luna, a la joven se le escucha decir: «¡Para! Eso no». Sin embargo, el autor de la grabación del polémico vídeo hace caso omiso y continúa con la captación de unas imágenes que por el momento ya han tenido sus primeras consecuencias deportivas para Enrich y Luna, apartados ayer mismo del equipo por parte del técnico del conjunto guipuzcoano, José Luis Mendilibar.

Tras la filtración del vídeo de contenido sexual que ha revolucionado las redes sociales, Sergi Enrich, de 26 años, y Antonio Luna, de 25, se han visto obligados a emitir un comunicado conjunto de seis párrafos a través de Twitter en el que «lamentan profundamente» lo que consideran una «indiscreción» de la que no se consideran responsables y que la difusión de dicho vídeo pueda dañar su imagen, «pero especialmente la imagen del club cuyos colores defendemos». Sin embargo, hasta el quinto párrafo no se disculpan «por el daño que pueda causar la divulgación del vídeo a la imagen de la tercera persona involucrada en el mismo». Es decir, a la joven que presumiblemente accedió a un trío con los futbolistas baleares pero que no dio autorización a su grabación y publicación y a quien no sólo se puede reconocer en la escena, sino que su nombre ya ha sido incluso desvelado también por las redes.

También se filtró el miércoles una presunta grabación de audio de Enrich en la que el delantero del Eibar acusa al futbolista del Cádiz Eddy Silvestre de ser el autor no sólo de la filmación de la escena, sino también de su exhibición pública. «No pasa nada... Si a mí me da igual, ¿sabes? Yo no tengo pareja ni nada, pero me la han liado bien. Nos la han liado pero bien. Eddy Silvestre ese, el puto negro ese, hijo de puta. Me la ha liado pero bien. Lo pasó y está rulando y a mí me la suda porque tú sabes como soy, pero la tía esa nos puede buscar un problema», afirma la voz que presuntamente se corresponde con la del jugador menorquín. Eddy Silvestre coincidió la pasada temporada con Enrich y Luna en el Eibar, cedido por parte del Murcia.

Al parecer, la grabación del explícito vídeo se realizó hace un año. Sin embargo, no fue hasta el miércoles cuando salió a la luz, para incendiar las redes y generar comentarios de todo tipo y bromas respecto a una filmación en la que se han visto involucrados dos futbolistas básicos en el Eibar, con contrato hasta 2017 (Luna) y 2018 (Enrich) y cuya actitud puede provocar su adiós prematuro del club guipuzcoano, además de una responsabilidad penal para ambos. Después del revuelo, el defensa y el delantero ya se quedaron fuera de la convocatoria para el amistoso de ayer contra el Leganés en Lerma (Burgos).

«Ejemplo a los niños»

La reforma del Código Penal que entró en vigor en julio del pasado año tipifica como delito conta la intimidad y el derecho a la propia imagen la divulgación no autorizada de imágenes íntimas obtenidas sin autorización. «Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años si se difunden, revelan o ceden a terceros los datos o hechos descubiertos o las imágenes captadas a que se refieren los números anteriores (intimidad y propia imagen). Será castigado con las penas de prisión de uno a tres años y multa de doce a veinticuatro meses, el que, con conocimiento de su origen ilícito y sin haber tomado parte en su descubrimiento, realizare la conducta descrita en el párrafo anterior», se refleja en el Código Penal. También se castigan con cárcel, de tres meses a un año o multa de seis a doce meses, las conductas consistentes en la difusión sin autorización de imágenes captadas con autorización.

«Somos conscientes de que los futbolistas profesionales deben dar ejemplo en todos los ámbitos, especialmente a los niños, razón por la que pedimos disculpas si este incidente ha podido herir a alguien... Esperamos que este incidente no suponga ningún menoscabo en la imagen del club ni en la de nuestros compañeros», escriben Enrich y Luna en el comunicado firmado por ambos y publicado a través de Twitter.