La Rioja

FIEBRE EN LAS GAUNAS

Ter Stegen Sánchez

Ter Stegen recibe un gol en un partido de Champions. :: reuters
Ter Stegen recibe un gol en un partido de Champions. :: reuters

Sólo Pedro Sánchez ha pasado peor rato este fin de semana que Ter Stegen. Ambos han salido vapuleados de sus respectivos compromisos, son carne de 'memes' internáuticos y sus actuaciones llenarán las conversaciones de bar de toda España.

Ser portero del Barcelona puede resultar, en contadísimas ocasiones, más peligroso que secretario general del PSOE. Aunque, por lo menos, en el Barça los compañeros no se alinean contra el guardameta. A excepción de Mathieu, un claro aliado de Susana Díaz, que también le asestó otra puñalada al portero alemán. «¿También tú, Bruto?», le podría haber preguntado el alemán al francés. O el madrileño a la andaluza. De cualquier forma, ninguno se hubiese enterado muy bien del significado de la frase. Cuestiones idiomáticas.

Tiene que ser muy duro para Ter Stegen (¿o era para Sánchez?) postularse como candidato único a ocupar la titularidad y acabar marchándose por la puerta de atrás con las orejas gachas y recibiendo críticas, bromas hirientes y aplausos irónicos. Claudio Bravo y Susana Díaz deben estar pasando una jornada sensacional (bueno, teniendo en cuenta que el chileno perdió ayer ante el Tottenham y que la sevillana no ha ganado nada aún, es un decir). Pero las caídas de los rivales siempre resultan más placenteras que las victorias propias.

Así que ahora hay un agujero en la portería del Barcelona (a sumar al errático deambular del Madrid en Liga), otro en el banquillo del Real Madrid y uno más en la secretaría general del PSOE. Ambos pueden empezar a buscar en 'infojobs' o en los anuncios por palabras candidatos a la plaza. Los currículos no serán demasiado distintos. «Se busca persona joven, a la que le guste vivir al límite, rápida y con reflejos, acostumbrada a la soledad y capaz de engordar los problemas que surjan. No importa formación ni se tendrán en cuenta empleos anteriores». Si por un fallo informático o un designio de Correos los currículos se traspapelan y los dirigidos a Ferraz acaban en el Camp Nou, en el Bernabéu o viceversa, la situación del Barça, Real Madrid y PSOE no podría ir a peor. Incluso cabe la posibilidad de que algo mejoraría.

Ter Stegen y Zidane podrían ser los primeros líderes de un partido español con conocimiento de idiomas y Susana Díaz arrinconaría a Luis Enrique con sus tácticas florentinas en dos charlas del vestuario y un viaje en el 'jet' del equipo. Además, de puertas para fuera, la sevillana sería más simpática que el asturiano.

Pero no creo que veamos eso. Ni que el Barça, el Madrid y el PSOE se acaben hundiendo en la zona baja de la tabla. Aunque todos estén haciendo méritos para lograrlo. Todos necesitan una gestora. O un psiquiatra. O tomarse unos tequilas y bailar la conga. Cualquier cosa menos esto. ¡Lo que tiene que aguantar un país de sus políticos y sus futbolistas! Ya no quedan referentes morales a los que aferrarse.