La Rioja

Empanada de Ter Stegen

Neymar sufre uno de los goles del Celta. :: AFP
Neymar sufre uno de los goles del Celta. :: AFP
  • Un gravísimo error del portero alemán impide la remontada del Barça, que vuelve a caer ante el Celta

En un partido frenético, el Celta endosó la segunda derrota liguera de la temporada al Barça, que se va al parón volviendo a desaprovechar el tropiezo del Madrid para alzarse a lo más alto de la tabla. La primera derrota en este curso a domicilio llegó tras un partido loco, con un Celta certero en la primera parte y combativo en la segunda, ya con las pilas justas y un Barça arengado por Piqué.

Lo ocurrido entre el 3-0 y el 4-3 final servirá para ahondar en lo evidente. Que Piqué es un líder nato, que los errores se pagan incluso siendo el Barça, y que Ter Stegen puede dejar en minúsculo el repertorio de gazapos en la portería de otros como Busquets (padre) o Víctor Valdés.

El origen del triunfo vigués está en el plan. Un guión al que sabe sacarle rendimiento Berizzo como nadie. Al técnico argentino se le da bien el Barça y lo volvió a mostrar en un partido que quedó casi sentenciado en la primera media hora. El gol en propia a puerta de Mathieu en el 33 dejaba a las claras que lo de la pasada campaña no había sido aislado.

Si a las rotaciones le unes el irregular rendimiento, el resultado de la ecuación es el que es. Otro tropiezo del Barça en apenas mes y medio de competición. Fue una noche de errores y grandes cantadas. Porque aunque el partido lo perdió el Barça en la primera mitad, nadie hablará de los gazapos de Busquets, del bajo rendimiento de Neymar o Suárez o del desaparecido Rafinha. Y es que Ter Stegen será foco de todos los comentarios.

El cuadro azulgrana rozó la remontada con el ingreso de Iniesta. Pero en estas apareció Ter Stegen y su regalo. Se sobró ante el Tucu Hernández que apenas puso la cabeza para darle el golpe de oxígeno que necesitaban lo suyos.