La Rioja

Zinedine Zidane enfila el camino de los vestuarios tras el empate. :: efe
Zinedine Zidane enfila el camino de los vestuarios tras el empate. :: efe

El Madrid se deja otros dos puntos

  • Los de Zidane no sentencian a tiempo y Las Palmas consigue el empate a seis minutos del final

El Real Madrid se dejó dos puntos en Gran Canaria ante Las Palmas (2-2), por un gol encajado en los últimos minutos de un partido que parecía tener controlado, tras una buena segunda parte en la que Karim Benzemá había marcado el segundo tanto nada más saltar al campo. El equipo blanco, de menos a más durante el encuentro y tras una primera mitad igualada, recibió el castigo a poco del final en una jugada en la que el argentino Araujo aprovechó un rechace en una disputa con Kiko Casilla para igualar el choque, aunque los madridistas siguen líderes.

El equipo madridista abrió la cuenta con un gol de Asensio. Nacho, novedad en el once por el lesionado Marcelo, robó la pelota y sorprendió desde atrás con una rápida llegada al área; su disparo lo repelió con la mano izquierda Javi Varas, pero quedó muerto en el área chica para que Asensio lo cabeceara a la red.

Jonathan Viera y Tana ya habían avisado cuando el Real Madrid rebajaba la presión, hasta que llegó el empate cuando Momo, con mucho tiempo para centrar, puso el balón en el área, lo peinó Varane, y llegó a Tana, al que solo le faltó prepararse un café antes de alojarlo en la red.

El gol amarillo niveló el partido solo en el marcador, porque en el campo ya parecía igual de competido, a pesar de que su portero tuvo que ensuciarse más la ropa que Casilla. Bale siguió llevando el mayor peligro en la segunda parte, con Ronaldo algo más activo pero el Real Madrid siguió dejando un poso de poder haber exigido algo más a su rival. Los de Zidane parecen confiarlo todo a su robo de balón y salida, para explotar el espacio. No le importó al equipo blanco que su rival amasara el balón, sin realizarle una presión para evitar que se reflejara en las estadísticas de posesión.

El técnico francés tiró de Benzema -relegado hasta ese entonces en el banquillo- y ya con la BBC sobre el verde, y también con Morata, el Madrid fue a por el partido, con todo su arsenal y dando un paso más adelante en el campo.

El segundo tanto se originó tras una emboscada que finalizó Benzema, hiperactivo desde que saltó al césped, tras un rechace de Varas a disparo de Cristiano, en una acción casi calcada a la del primer tanto.

Pero en una jugada aislada, con la Unión Deportiva sin aire, Araujo aprovechó una dejada de Vicente Gómez para, con mucha fortuna tras rechaces en su cuerpo y el de Casilla, empatar el encuentro.