La Rioja

Piqué se lamenta.
Piqué se lamenta. / AFP

jornada 5

Y Messi cambió el partido

  • La lesión del argentino fue clave para la reacción del Atlético

Primer pulso directo en esta Liga entre dos de los tres teóricos candidatos al título. El Barça, campeón en tres de las últimas cuatro temporadas (2012-13, 2014-15 y 2015-16), recibe al Atlético, el último club que ha discutido su reinado con el trofeo ganado en la 2013-14. Aunque solo se trata de la 5ª jornada, una derrota haría daño a cualquiera de los dos porque ya han fallado alguna vez a diferencia del Real Madrid, que ha sumado todos los puntos y que juega en casa contra el Villarreal con todo a favor para hacer un pleno al 15. El tropiezo del equipo azulgrana frente al Alavés (1-2) y los dos empates del rojiblanco ante Alavés (1-1) y Leganés (0-0) ya condicionan. La posibilidad de que Barça y Atlético se quedarán solo con los 9 ó los 8 puntos que tienen ahora ya les añadiría mucha presión muy pronto.

La última vez que se enfrentaron fue en la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones con victoria del Atlético (2-0) y eliminación azulgrana. Curiosamente, fue el primer triunfo de Simeone sobre Luis Enrique tras siete victorias del asturiano como entrenador culé, aunque siempre muy ajustadas en el marcador. Aquel KO europeo, origen de una crisis deportiva posterior, originó la remodelación de la plantilla del Barça. Seguro que hay ánimo de revancha.

Los dos equipos llegan en su mejor momento del curso. El Barça ha goleado en los dos partidos en los que ya ha podido contar con el tridente de inicio: 7-0 al Celtic en la Liga de Campeones y 1-5 en Leganés, con cinco goles de Messi, tres de Luis Suárez y dos de Neymar en cuatro días. También el Atlético ha recuperado la confianza con tres triunfos seguidos y contundentes: 0-4 en Vigo, 0-1 al PSV y 5-0 a Sporting, con cuatro goles de Griezmann, dos de Fernando Torres y uno de Gameiro en una semana. El tridente azulgrana será titular, pero el ataque colchonero será un tándem con uno de los tres en el banquillo. Para los dos conjuntos el partido es una prueba real de su estado actual en todos los sentidos.

Umtiti, baja

Luis Enrique comunicará la lista de convocados en la mañana del partido, como es habitual. Tendrá que hacer cuatro descartes porque toda la plantilla está disponible. El tercer portero, Jordi Masip, tiene todos los números para ser uno de los sacrificados junto a Aleix Vidal, en una situación cada vez más complicada en la plantilla por su falta de entendimiento con Luis Enrique. Volverán al once inicial seguro Sergi Roberto en el lateral derecho y Sergio Busquets en el mediocentro. De hecho, la baja de Umtiti, por lesión muscular en el entrenamiento, deja más o menos claro que Mascherano en el eje de la zaga junto a Piqué. El francés jugaría por su rendimiento actual y el argentino, por su experiencia en este tipo de partidos. Otra incógnita es si André Gomes puede ser titular en lugar de Iniesta, aunque ya parece poco probable una vez se ha recuperado el de Fuentealbilla.

Simeone sí ha facilitado ya la lista de 19 con un único descarte por decisión técnica: Vrsaljko. Además, Moyá, Tiago y Cerci. La novedad del técnico argentino, más atrevido esta temporada, podría ser la entrada de Carrasco en el ataque como compañero de los dos franceses, Gameiro y Griezmann. El belga ya hizo un gran encuentro liguero la pasada temporada en el Camp Nou y Simeone es amante de repetir las cosas que funcionan.

Será un encuentro con muchas cuentas pendientes en lo personal. Juanfran y Neymar ya se las han tenido en numerosos enfrentamiento y Filipe Luis fue expulsado en aquel 2-1 liguero por una entrada absurda a Messi a la altura de la rodilla. Se volverán a ver las caras dos jugadores de carácter, compatriotas además, como Godín y Luis Suárez. Para no perdérselo.

Alineaciones probables

Barça: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Mascherano, Alba; Rakitic, Busquets, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Neymar.

Atlético: Oblak; Juanfran, Savic, Godín, Filipe Luis; Koke, Gabi, Saúl; Carrasco, Gameiro y Griezmann.

Árbitro: Fernández Borbalán (Andaluz)

Estadio: Camp Nou

Hora: 22 horas (Movistar Partidazo, LaLiga TV)

Sacó tajada el Atlético de la depresión en la que se vio sumido el Barça tras los nuevos problemas físicos de Messi. En apenas dos minutos cambió el rumbo de un partido que parecía tener dominado el cuadro azulgrana. Pero el gesto ya conocido por todos cuando el argentino se toca la ingle hizo saltar las alarmas. El referente ofensivo de los locales dejaba el verde y Simeone se frotó las manos. Pudo ganar cualquiera un duelo que acabó en tablas y que evita que, pese a su tropiezo, el Real Madrid vea reducida su ventaja en la Liga.

Sabedor del duro reto que supone moldear a un rival como el Atlético, se plantó el Barça como un paciente artesano. A veces con intenso trabajo de desgaste, a veces con suaves golpes de buril. Salió con un punto menos de intensidad de lo que acostumbra el Atlético en este tipo de envites, esperaba rezagado su oportunidad. Muy lejos de la portería de Ter Stegen, lo confiaba todo a su tridente ofensivo. Pero apenas pudieron asomar la cabeza en la noche barcelonesa. En todos los sentidos, sería una noche para actores secundarios.

Buscaban los delanteros rojiblancos sus galopadas en solitario ante la asfixia a la que sometían los azulgrana al Atlético en cuanto éste contaba con el balón en su poder. Los metros se hacían kilómetros para los Griezman, Carrasco y Gameiro. Paciente en la creación, solidario en la achique, el Barcelona ofrecía en este aspecto, parte del plan que suele premiar al equipo de Simeone.

Los guiones están para resquebrajarlos y eso quiso el Barcelona metiéndole la presión esperada en el rival. Incluso buscó Griezmann entrar en contacto con el balón bajando hasta la medular

Pese al exhaustivo control del partido del que dispuso el equipo de Luís Enrique, las ocasiones escaseaban también en el bando local, quizás el gol maquilló esa falta de lucidez ofensiva reinante. Tocaba, tocaba y volvía a tocar buscando ese hueco que se resistía y que llegó en una de las suertes que mejor controla el Atlético.

Iniesta, omnipresente en el duelo, logró conectar con Rakitic. Con la cabeza, el croata cambiaba el rumbo del partido y obliga a los del Cholo a meter una marcha más.

Sabedor de haber visto pasar 45 minutos por delante, el Atlético recuperó la autoestima y salió a buscarse así mismo.

Ayudó y mucho los fatídicos primeros minutos que vivió el Barça en lo que a lesiones se refiere. Busquets apenas aguantaba seis minutos de la segunda mitad, pero el golpe de efecto llegaría con los problemas en el pubis de Messi. El 10 dejaba el partido en el 59 y a Simeone se le encendía la bombilla. Torres y Correa salían segundos después y apenas necesitaron una jugada y algo de fortuna para colocar las tablas en el partido.

El estado de zozobra en el Barcelona fue de apenas unos minutos, pero de enorme valor. La línea de tres del centro del campo del Barça mostraba la solvencia que le faltó a los tres tenores. Para el Atlético, funcionó más y mejor el plan b con las salidas en tromba.

En ese cambio de escenario, parecía desenvolverse mejor el Atlético. Iniesta buscaba el temple necesario para mantener el patrón de juego. Pero seguían sin aparecer los Neymar o Suárez. No dieron ese paso adelante esperado ante la ausencia del argentino.

Ahora sí, oliendo la sangre, mordía al rival en cada balón dividido y el partido se había convertido en un auténtico corre calles en los que suele desenvolverse también los pupilos del Cholo. De hecho, Ter Stegen evitó la que podía haber sido la segunda derrota consecutiva en Liga en el Camp Nou. La cabeza de Godín no encontró premio.