La Rioja

Messi y Súarez rompen al Leganés

Suárez y Messi celegran uno de sus goles dentro de la portería del Leganés. :: efe
Suárez y Messi celegran uno de sus goles dentro de la portería del Leganés. :: efe
  • El Barcelona se ha rehecho de su varapalo frente al Alavés. Pasó como un vendabal por Butarque sin perder de vista al Atlético

  • El argentino y el uruguayo preparan otra fiesta sobre el césped

El Barcelona consumó de manera contundente su semana de redención tras caer contra el Alavés y, después de castigar con dureza al Celtic en Champions, hizo lo propio con el Leganés en su visita a Butarque (1-5).

Una vez más Luis Enrique apostó por las rotaciones en su once inicial. A la ausencia ya conocida de Busquets en el centro del campo se sumó la de Sergi Roberto, que ocupó plaza en el banquillo. Ambas circunstancias propiciaron una modificación de dibujo con defensa de tres compuesta por Piqué, Mascherano y Umtiti.

Hacía falta alguien que encendiera la luz del Barcelona y en esta ocasión se encargaron de hacerlo Messi y Suárez. A los quince minutos el argentino asistió al uruguayo, que rompió la igualdad en el marcador. Ya con la tranquilidad de ir por delante y con los anfitriones dispuestos a seguir intentándolo, el equipo comenzó a encontrarse cómodo. Insua obligó al lucimiento de su compañero Serantes en un balón desviado mientras que Suárez y Messi volvieron a encontrarse. Fue a la media hora. Un balón muerto lo cazó el 'diez' y a la sombra de la media luna fue sorteando contrarios hasta plantarse frente Serantes. Ante la tesitura de terminar él la acción o regalarle el tanto a Suárez, eligió la segunda. Faltaba Neymar por marcar. Lo hizo al filo del descanso cuando puso el broche a una jugada que había empezado con la combinación de sus dos compañeros.

De vuelta al verde salieron otra vez los 'pepineros' voluntariosos. Nada necesitaron los azulgranas para aumentar la cuenta. En su primer acercamiento Bustinza derribó a Neymar en el área. Messi transformó con acierto el penalti.

A partir de ese momento desde el banquillo se empezó a mirar de reojo al partido contra el Atlético. Rafinha saltó al césped y marcó. Hasta el final, los de Garitano buscaron con orgullo la diana del honor y esta acabó llegando cuando quedaban diez minutos gracias a un impecable lanzamiento de falta de Gabriel.