La Rioja

El Alavés asalta el Camp Nou

Luis Suárez se retira tras perder mientras los jugadores del Alavés celebran el triunfo. :: reuters
Luis Suárez se retira tras perder mientras los jugadores del Alavés celebran el triunfo. :: reuters
  • Luis Enrique sacó a Messi, Iniesta y Luis Suárez en la segunda parte, pero fue insuficiente

En su regreso a Primera, el Alavés asaltó el Camp Nou y noqueó, por 1-2, al campeón de Liga, el Barcelona, un equipo que ayer fue poco reconocible, no sólo por alinear un once plagado de no habituales, sino también por la falta de identidad en su juego. Salió el Barça sin Messi ni Luis Suárez y con una alineación que empezaba y acababa con dos debutantes: Cillessen, en la portería, y Alcácer como '9' de referencia.

Y, en pocos minutos, el Alavés demostró por qué no ha perdido todavía esta temporada y solo había encajado un gol -en el Calderón- en las dos primeras jornadas del campeonato.

Pellegrino armó un once con una línea de cinco y otra de cuatro hombres defendiendo muy atrás y envió un avisó a su excompañero Luis Enrique: si el Barça quería ganar ayer en el Camp Nou tendría que derribar un muro.

El conjunto alavesista apostó por cerrar los pasillos interiores, pero el Barcelona, empecinado a entrar hasta el corazón del área, parecía renunciar a desbordar por banda.

Neymar, 111 días después de su último partido con el Barça, parecía haber olvidado cómo deleitaba a la afición culé cuando se ponía la camiseta azulgrana. Sin chispa, sin desborde y sin esa personalidad que parece agrandarse cuando no vive a la sombra de Messi, no se echó el equipo a la espalda como otras veces.

Un tiro inocente de Ibai Gómez, cerca del cuarto de hora, dio la bienvenida a la Liga a Cillessen, a quien Dyeverson fusiló veinte minutos después para poner el 0-1. El exazulgrana Kike Femenía se inventó un centro magistral, Deyverson se adelantó a Mascherano en el primer palo y remató de primeras para llevar el desasosiego a las gradas del Camp Nou.

Mathieu cabeceó a gol un saque de esquina para igualar el choque al minuto de la reanudación. El central francés a punto estuvo de hacer el segundo, en otro córner, dos minutos después, pero esta vez su disparo, con Pacheco prácticamente batido, se marchó fuera.

Sin embargo, el Alavés no acusó la premura del golpe. Ibai puso de nuevo a prueba a Cillessen y el árbitro anuló un gol a Edgar por fuera de juego, poco después.

Luis Enrique no lo vio claro y sacó a Messi -desatando la locura en la grada- y a Iniesta, a falta de media hora, pero otra pifia de Mascherano la aprovechó Ibai para hacer el 1-2 a veintiséis minutos para el final.

El técnico barcelonista puso aun más carne en el asador y dio entrada a Luis Suárez por el poco participativo Alcácer. Messi tuvo el gol del empate en la ocasión más clara de toda la segunda mitad. Digne le puso un balón atrás desde la línea de fondo y el astro argentino remató de primeras fuera, rozando el palo de la portería de Pacheco.