Obligación para el Atlético, ilusión para el Villarreal y tabla de salvación para Athletic y Real

R. C.

madrid. La «mierda» de la que hablaba el capitán rojiblanco Gabi en diciembre, cuando se veía eliminado de la Champions, se ha convertido en un objetivo prioritario para el Atlético. Una competición que fue el origen del 'cholismo' con el título conquistado en 2012 y que puede ser el que le devuelva a Neptuno tras cuatro años sin visitar al dios rojiblanco. La primera prueba que deberán superar para conquistar su tercera Liga Europa es el Copenhague, un rival a priori sencillo pero que cayó a manos del Qarabag -el mismo que sacó los colores en la Champions al Atlético- en la previa de la máxima competición. Por eso Simeone no quiere confianzas y jugará con todo lo disponible en el Parken.

Triste y flojo en la Liga, donde además el domingo visita el difícil Metropolitano, el Athletic busca darse una alegría en su regreso a la Liga Europa, un viejo sueño desde la lejana final de la UEFA perdida ante la Juve en 1977 y el más reciente título que le ganó el Atlético en ese 2012. Pero no le espera precisamente al cuadro bilbaíno un duelo fácil, ya que se mide en la gélida Moscú (se espera una temperatura de -10 grados) a un Spartak que ha ganado su liga y cayó en la Champions pese a que goleó al Sevilla (5-1) en el Otkrytie Arena, el mismo escenario que acoge este primer asalto de dieciseisavos.

LOS PARTIDOS

El Villarreal es un equipo sin complejos. Juega a divertirse y a divertir a su público. Al menos, es el estilo que Javi Calleja, su entrenador, tiene entre ceja y ceja desde que tomó las riendas. Una bonita responsabilidad que está sabiendo manejar a las mil maravillas. Por mucho que los últimos partidos le hayan dado la espalda -suma dos derrotas consecutivas-, los objetivos están más cerca. El de la Liga Europa es quizás el más bonito y esperado. No será sencillo un Lyon donde golea el exmadridista Mariano.

En tierra de nadie en Liga y eliminado en Copa por un Segunda B, la Real Sociedad afronta la cita ante el Salzburgo como única vía de salvación a una temporada pobre. Está a diez puntos de la zona europea. Por ello está obligado a dar el do de pecho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos