Fútbol

Europa League

Europa League

El Athletic certifica su pase a la Europa League

Los jugadores del Athletic se abrazan a Muniain, autor del gol./Efe
Los jugadores del Athletic se abrazan a Muniain, autor del gol. / Efe

El conjunto bilbaíno se hizo con la victoria, gracias a un gol de Muniain, en un encuentro tranquilo en el que en ningún momento peligró su clasificación

JULIÁN ALÍAMadrid

El Athletic confirmó su presencia en la Europa League tras la victoria lograda por 1-0 en San Mamés. Su pase no se vio amenazado en ningún momento. Ni siquiera en los mejores momentos de un Panathinaikos que apenas llegó a intimidar a Herrerín y disparaba desviado desde lejos en cuanto tenía oportunidad. De hecho, no llegó a rematar entre los tres palos hasta pasado el minuto 90.

Como en el primer partido, en el que el Athletic se impuso por 2-3, el equipo del ‘Cuco’ Ziganda funcionó a ráfagas. Sin lluvia de goles, quizá, porque no lo necesitaba. Pasados los primeros veinte minutos, Aduriz acomodó con el pecho un envío de Etxeita desde su propio campo, amenazó portería y, con dos toques de diestra, se giró en el borde del área, donde golpeó de zurda a la llegada de Susaeta, que centró raso hacia la posición de un Muniain que apareció a ras de suelo para enviar el balón al fondo de la red, casi besando el palo.

Tras el tanto, siguió la misma tónica. Los locales dominaban el partido mientras el Panathinaikos intentaba aprovechar las mínimas oportunidades que le concedían. Así se encontró con un lanzamiento al poste, que no pareció asustar en exceso al equipo bilbaíno, que continuó con la seguridad de quien tiene bien encarrilada la eliminatoria.

En el segundo tiempo el Athletic se empezó encontrando todavía más cómodo. O controlaba el esférico, o salía velozmente al contragolpe, donde desaprovechó varias oportunidades que ya ningún aficionado lamentará. Por su parte, el conjunto griego lo intentó mediante tímidos contraataques, tras recuperar el balón ante las rápidas salidas de los locales, que acababan en centros que caían mansos en las manos del guardameta vasco o en lanzamientos que derivaban en saque de puerta.

A partir del minuto 65, la gran actuación de Iñigo Córdoba y sus repetidas incursiones individuales fueron replicadas en el otro costado con la salida de Iñaki Williams, que otorgó a los de Ziganda un punto más de verticalidad que a punto estuvo de significar una mayor diferencia en el marcador. Sin embargo, la ‘picadita’ de Aduriz se marchó por encima del larguero y el remate de primeras del propio Córdoba, lejos del palo corto.

Fotos

Vídeos