La Rioja

El Celta marca tres goles pero no consigue la tranquilidad

logroño. Un gol de Buffel cuando el Celta tenía controlado su partido frente el Genk ha dejado el compromiso de vuelta de cuartos de final de la Liga Europa muy abierto e incluso complicado para el conjunto gallego, ya que con el 3-2, el cuadro belga le sirve con ganar por la mínima e incluso con marcar un único gol si no encaja ninguno.

Fue el Genk quien se adelantó en el marcador de Balaídos al culminar Boetius una buena jugada visitante. El inicio del compromiso resulto trepidante, porque apenas unos minitos después el Celta volteó el resultado después de que Pione Sisto y Aspas superasen a Ryan. El Celta estaba lanzado y antes de irse a vestuarios, Guidetti marcó el tercero.

Buffel, en el 67, enfrío los ánimos celtiñas que tendrán que marcar fuera de casa para no sufrir apuros en la vuelta.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate