La Rioja

El Athletic gana y recupera opciones

El portero del Rapid de Viena, Strebinger, trata de detener el lanzamiento de Beñat en el primer gol del Athletic. :: efe
El portero del Rapid de Viena, Strebinger, trata de detener el lanzamiento de Beñat en el primer gol del Athletic. :: efe
  • Los cuatro equipos del grupo F están empatados a tres puntos tras dos jornadas

Beñat Etxebarria, con una impresionante volea, dio este jueves el triunfo al Athletic Club de Bilbao en San Mamés ante el Rapid de Viena (1-0), una victoria con la que el conjunto vasco recupera opciones en un grupo F con los cuatro equipos empatados a tres puntos tras dos jornadas.

Beñat enganchó una tremenda volea al borde del área tras una dejada de Raúl García en la que Iker Muniain impidió el despeje a un rival antes del excelente zapatazo del centrocampista vizcaíno, que ha comenzado la temporada en estado de gracia.

Aunque fue esa la que marcó el resultado final, el partido tuvo otra jugada estelar. Una acción en el tiempo añadido de la primera mitad en la que el árbitro, el francés Tony Chapron, primero concedió gol de Iñaki Williams, que inició la jugada en fuera de juego; después pitó un penalti sobre Aritz Aduriz que no había existido; y finalmente, siempre tras conversación con dos de sus asistentes, dio el balón al equipo austríaco. En todo caso, a pesar de lo escueto del resultado, el 1-0 final hizo justicia a los mayores méritos del Athletic, que gozó de varias ocasiones claras de gol ante un Rapid que tuvo su gran oportunidad en un mano a mano de Joelinton ante Iago Herrerín todavía con 0-0.

El Athletic dominó desde el arranque, aunque sin crear peligro en la meta austríaca, bien defendida por Strebinger. De todos modos, las llegadas sobre el área visitante su sucedían y los 'leones' también lo intentaban desde lejos, sobre todo Beñat y Raúl García.

Un disparo desde más allá de la frontal de Beñat, en el minuto 24, fue la primera ocasión en la que San Mamés vislumbró el gol. Y más aún a la media hora de encuentro en un cabezazo de Yeray al palo, a centro a balón parado del propio Beñat.

Dos minutos antes, no obstante, Joelinton había perdonado la vida al conjunto vasco enganchando mal la vaselina que tuvo en sus botas después de llevarse el balón con la mano en una contra.

Fue ese un primer error grave del colegiado francés Tony Chapron, que rozó lo increíble en una situación en el tiempo añadido de la primera mitad de las que se no se dan muchas en el fútbol. Si es que alguna vez se ha dado.