Sin vértigo a jugarse todo a una sola carta

Sin vértigo a jugarse  todo a una sola carta

El Real Madrid rechaza que haya más presión que en Cardiff, cuando llegó a la final como campeón de Liga

MELISA CABALEIRO MADRID.

«En el Madrid siempre va a haber presión», reconoce Marcelo. Esa palabra, presión, forma parte del léxico habitual del fútbol. Estamos acostumbrados a escuchar a jugadores que opinan sobre la importancia de los partidos o que todos los rivales son rocosos y difíciles de vencer. Pero si hablamos de presión, nada como la final de la Champions League. El mejor escaparate del mundo. El Liverpool lleva diez años sin 'colarse' en ella, motivo de alegría e ilusión: los méritos logrados esta campaña le avalan. El tridente de Jurgen Klopp se ha convertido, gracias a un ataque imparable en todas las fases, en el más goleador de la historia de la máxima competición europea: diez goles acumula Mohamed Salah, otros diez Roberto Firmino y uno por debajo el senegalés Sadio Mané.

El Real Madrid, por su parte, llega a la final, un año más, como favorito. Es la cuarta que disputa en cinco años y la tercera consecutiva, con dos triunfos en las dos últimas ediciones. Ningún equipo en la historia de la Champions League había logrado la gesta de conseguir el título de manera consecutiva. Y ahí no queda la cosa. Los blancos podrían pulverizar ese hito y hacer de él casi una 'misión imposible' para cualquier otro conjunto si se alzasen con la 'orejona' en Kiev.

«Presión por jugar una Champions siempre hay. Al final, es un partido que van a ver millones y millones de personas. Nosotros tenemos que verlo como un partido bonito, donde nos jugamos mucho. Es muy difícil llegar a la final de la Champions, tenemos que aprovecharlo, disfrutando e intentar ganar de cualquier manera», reconoció Isco. «Es muy especial, sin duda. Es difícil jugar una final, dos mucho más y tres suena imposible. Jamás se ha conseguido en la Champions; no creo que vuelva a pasar, pero nosotros estamos ahí. No cambia nada nuestra forma de afrontar el partido», dice el alemán Toni Kroos.

El Madrid vive «exigido durante todo el año, no solo en las finales». Eso es algo que Marcelo, desde hace doce años, conoce. «Durante toda la temporada hay presión, no es solo ahora porque tenemos que jugar la final. Al inicio de la temporada ya había mucha presión», indica.

Carvajal reconoce los nervios que todos sufren en las horas previas al choque. «¿Con más presión? No creo. Todas las finales tienen su sabor especial. Porque es la que viene, es la que vives en el presente. Recuerdo Lisboa, Milán, Cardiff y todas son difíciles, en todas te cuesta dormir y no creo que esta sea menos», apuntó el lateral. «El día que no sintamos el gusanillo antes de la final deberíamos preocuparnos. Es una oportunidad única de pasar a ser leyenda», explica Ramos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos