El Real Madrid se testa ante un mes decisivo

Keylor Navas, durante el entrenamiento de ayer. :: efe
/
Keylor Navas, durante el entrenamiento de ayer. :: efe

El cuadro blanco se mide al Dortmund con la misión de ganar confianza antes de visitar al Sevilla y viajar para al Mundialito

ÓSCAR BELLOT

madrid. Golpeado por el traspié liguero ante el Athletic, el Real Madrid regresa a su competición predilecta para medirse al Borussia Dortmund en un duelo intrascendente para los blancos salvo por el aspecto pecuniario y la necesidad de reforzar la moral de cara a la visita del Sevilla el sábado y el posterior viaje a los Emiratos Árabes para tratar de revalidar el título del Mundialito cosechado el pasado año en Yokohama.

Clasificados para octavos como segundos de grupo ocurra lo que ocurra hoy en el Santiago Bernabéu, los pupilos de Zinedine Zidane buscarán mitigar sus penas con un triunfo ante el cuadro del cuestionado Peter Bosz, que encarará el choque con un ojo puesto en el coliseo blanco y otro en lo que suceda en Wembley, donde el Tottenham oficiará de anfitrión de un Apoel con el que el equipo germano se disputa la tercera plaza del grupo H y, por tanto, el pase a la Liga Europa.

Real Madrid
Keylor Navas, Achraf, Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Casemiro, Kovacic, Ceballos, Asensio, Benzema y Cristiano Ronaldo.
Borussia Dortmund
Bürki, Batra, Sokratis, Subotic, Schmelzer, Weigl, Sahin, Guerreiro, Yarmolenko, Aubameyang y Pulisic.
Árbitro
Pavel Královez (República Checa).
Hora
20:45 h. Santiago Bernabéu.
TV
beIN Sports.

Casi un año después del empate a 2 contra la escuadra teutona que le impidió ser cabeza de serie de cara al sorteo que acabaría emparejándole con el Nápoles, el vigente campeón de la Liga de Campeones se juega el prestigio y el mantenimiento de la invencibilidad de Zidane como técnico local en la máxima competición continental -acumula nueve triunfos y dos empates en los once encuentros que ha dirigido en el feudo blanco- pero, sobre todo, somete a diagnóstico sus males del presente curso, por mucho que el preparador galo repita que ve «bien» a su equipo y atribuya a la dificultad para materializar las ocasiones su delicada situación en la Liga -cuarto a ocho puntos del Barça-.

Objeto por primera vez desde que aterrizase en el banquillo de severas críticas sobre su gestión del grupo, Zidane ha comenzado a torcer el gesto, pese a que siga proclamándose optimista y realice una defensa numantina de sus futbolistas. Especialmente de Cristiano Ronaldo, peleado con el marco rival en la Liga pero que cuyo romance con la Champions sigue tan fogoso como siempre. «¡Cuidado con Cristiano!», avisó el francés, tras recordar que «faltan seis meses» de competición y que el balance del artillero conviene hacerlo al final. Autor de ocho goles en los cinco partidos anteriores, el portugués no ha dejado de mojar en ninguno de ellos. Y tiene la posibilidad de asaltar el récord que estableció en la campaña 2015-2016, cuando firmó once dianas en la primera fase. Necesitaría para igualarlo de un 'hat-trick'

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos