El Madrid recupera sensaciones en Nicosia

Benzema (2), Cristiano (2), Nacho y Modric, los cuatro madridistas que marcaron ayer en Nicosia al Apoel, celebran uno de los goles del conjunto madrileño. :: reuters/
Benzema (2), Cristiano (2), Nacho y Modric, los cuatro madridistas que marcaron ayer en Nicosia al Apoel, celebran uno de los goles del conjunto madrileño. :: reuters

Dobletes de Cristiano y Benzema en el set en blanco que clasifica al campeón a octavos como segundo de grupo

IGNACIO TYLKO

El Real Madrid resolvió con contundencia y autoridad uno de esos partidos trampa en los que hay muy poco que ganar y mucho que perder. Tal es la diferencia entre el vigente campeón continental y el Apoel que el triunfo del poderoso se da por descontado, la goleada es casi una obligación y tropezar significa entrar en una crisis de consecuencias devastadores. Si tipos tan criticados como Karim Benzema o el voraz Cristiano recuperan el gol e incluso firman sendos dobletes, es porque el rival es muy flojo. Y si no los marcan, para qué queremos más. Por lo tanto, hizo bien el Madrid en ser muy profesional y salir desde el principio a evitar sorpresas, sellar cuanto antes su clasificación para octavos de final -una norma no escrita para este club en fomato Champions- y poder afrontar así con menos ruido ambiental el choque liguero del sábado ante el renacido Málaga de Míchel.

0 APOEL

6 REAL MADRID

Apoel
Nauzet, Vouros, Jesús Rueda, Carlao, Roberto Lago, Morais (Ebecilio, min. 66), Vinicius (Farías, min. 58), Sallai (Efrem, min. 60), Zahid, Poté y Aloneftis.
Real Madrid
Casilla, Carvajal, Varane, Nacho, Marcelo (Theo Hernández, min. 58), Lucas Vázquez, Modric, Kroos (Ceballos, min. 58), Asensio, Benzema (Borja Mayoral, min. 64) y Cristiano.
Goles
0-1: min. 23, Modric. 0-2: min. 39, Benzema. 0-3: min. 41, Nacho. 0-4: min. 45: Benzema. 0-5: min. 49, Cristiano. 0-6: min. 54, Cristiano.
Árbitro
Artur Dias (Portugal). Mostró amarilla a Carvajal, que cumplirá sanción en el intrascendente partido ante el Dortmund.

Los chipriotas, con tres españoles en sus filas como el portero canario Nauzet, un trotamundos que ha pasado del paro a la Champions, y los defensas Jesús Rueda y Roberto Lago, también treintañeros, fueron el bálsamo perfecto para cerrar heridas. Pero tampoco conviene desmerecer la capacidad que tiene el conjunto de Zidane para resolver este tipo de choques europeos que a muchos otros grandes se les atragantan, y de qué manera.

El vuelo de 'Cris'

Ya en los primeros minutos pudo marcar el Madrid, tras una contra de manual que terminó con un centro de Benzema, un control con el pecho de Cristiano y un disparo que atajó en dos tiempos Nauzet. El ex de Osasuna, entre otros 13 equipos, se llevó un golpetazo de un compañero en la mandíbula y se quedó conmocionado, pero, sorprendentemente, siguió jugando. El delantero portugués lo intentaba una y otra vez con una actitud irreprochable, pero en ese primer acto no vio puerta. Realizó incluso un vuelo espectacular buscando un balón de cabeza.

El choque se abrió definitivamente en los seis últimos minutos del primer tiempo, con el gol de Nacho, y el doblete de Benzema, el primero tras un gran pase en profundidad de Kroos y el segundo al regalárselo en bandeja Cristiano. Ponía fin el francés a más de nueve meses sin marcar en Europa -no lo hacía desde el choque de octavos ante el Nápoles (3-1)- y repetía el doblete logrado hace seis campañas en este mismo escenario. Todas esas acciones contaron con la generosidad del Apoel, seguramente peor que la mayoría de equipos de Primera en España.

El trámite estaba resuelto con creces pero Cristiano quería disfrutar de sus momentos de gloria y no cejó en su empeño. Por algo es el máximo artillero de esta Champions, con ocho tantos, y el tercer jugador, tras el italiano Del Piero (Juventus) y el ucraniano Rebrov (Dinamo de Kiev), que ve puerta en las cinco primeras jornadas de la fase de grupos.

En Nicosia firmó dos tantos bonitos, también con inestimables ayudas de los zagueros. No falló de cabeza, libre de marca, y tampoco tras un grave error del central y del portero ante la porfía de Karim, lo que no deja de ser noticia. Acertó CR7 a portería vacía, pero escorado y en posición incómoda. Tanta hambre tenían el de luso y el galo que se golpearon en una ocasión entre ellos y casi se lesionan. Hubiera sido el colmo. Los minutos para Theo, Ceballos y Mayoral, intrascendentes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos