«No es una final para mí», dice un Zidane hermético con la táctica

IGNACIO TYLKO MADRID.

Zinedine Zidane debuta como técnico del Real Madrid ante un rival francés. Y se mide nada menos que al PSG, club con el que el Olympique de Marsella, del que Zizou se declara seguidor, mantiene una gran rivalidad.

Como futbolista jugó ante el PSG en cuatro ocasiones entre el Girondins de Burdeos y la Juventus, con un balance de dos victorias, un empate y una derrota. ¿Se trata por lo tanto de un reto personal para reivindicarse como un buen entrenador sobre todo en Francia?, se le preguntó en Valdebebas: «Puede ser pero en cualquier caso no vamos a cambiar lo que la gente pueda opinar de nosotros. No tengo nada que demostrar. Sólo me interesa el partido, no lo que se pueda decir sobre mí o sobre el equipo. Es cierto que siendo del Marsella haya cierta rivalidad histórica, pero ahora mismo estoy en el Real Madrid», respondió.

Garantizó que no se plantea dónde estará la próxima temporada, sólo preparar el partido. Y eso que no se descarta incluso una salida del club en caso de no pasar a cuartos. «No pienso en el futuro, sólo en lo que puedo controlar y eso es lo que vamos a hacer en este gran partido de una eliminatoria igualada, al 50%. Cada día es importante. Ahora mismo no siento ninguna presión en particular, sólo felicidad por poder estar en este tipo de partidos. No es una final para mí».

Zinedine Zidane

Evitó dar cualquier pista sobre la alineación y el sistema a emplear, tanto que sus respuestas evasivas entre los periodistas y el propio Zizou.

Incluso se negó a ofrecer detalles cuando se le cuestionó si se ha planteado un marcaje individual a Neymar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos