El Athletic se aferra a San Mamés pensando en la remontada ante el Marsella

MIGUEL OLMEDA

Le quedan pocos clavos a los que agarrarse al Athletic. Si acaso el de la machada de recortar ocho puntos al séptimo en Liga con diez jornadas por disputarse. Si acaso el de remontarle un 3-1 al Marsella en San Mamés y seguir adelante en la Liga Europa. A cada cual empresa más complicada. Aunque puestos a creer, mejor hacerlo en el presente más inmediato, que además es el que menos 'milagros' requiere por parte de un equipo que ha demostrado poco esta temporada. Ni siquiera las victorias como la del pasado domingo invitan al optimismo con el Athletic, que de la mano de Ziganda -que sí remontó un 2-0 en su época como futbolista rojiblanco- ni juega ni (casi nunca) gana. De hecho, ni siquiera Raúl García, autor de un doblete frente al Leganés, estará por sanción. Tampoco San José. La remontada se sustenta en dos pilares. El primero, el gol de Aduriz en el Vélodrome. El segundo tiene que ver más con la estadística y el intangible de San Mamés (que ante el Marsella cumple su centenario en Europa).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos