La Rioja

No habrá final española en Cardiff

Emilio Butragueño (i) y Clemente Villaverde se saludan delante del trofeo de la Liga de Campeones.
Emilio Butragueño (i) y Clemente Villaverde se saludan delante del trofeo de la Liga de Campeones. / REUTERS
  • Ambos evitan a la Juventus, clara favorita frente al Mónaco, y los colchoneros no ven mal jugar a doble partido frente a su bestia negra

  • Real Madrid y Atlético se miden por cuarto año consecutivo en la Champions y primera vez en 'semis'

Real Madrid y Atlético cruzarán sus caminos por cuarta temporada consecutiva en la Champions, primera en semifinales. No podrán repetir el 3 de junio, en el estadio Nacional de Gales, la final española que les enfrentó hace tres años en Lisboa y el pasado curso en Milán. Ambas con triunfos agónicos del poderoso equipo blanco: primero en la prórroga tras el gol de Sergio Ramos en el minuto 93 (4-1) y después por penaltis tras concluir 1-1 el tiempo extra. Según deparó el sorteo celebrado ayer en la sede de la UEFA en Nyon (Suiza), la ida tendrá lugar el 2 de mayo en el Santiago Bernabéu y la vuelta el 10 en el Vicente Calderón, que tendrá una despedida histórica de Europa salvo que el Atlético acabe cuarto la Liga y se obligue a jugar en verano una ronda previa.

En el otro choque de penúltima ronda se verán el Mónaco, la revelación del torneo, y la Juventus, verdugo del Barça y gran favorito en este emparejamiento, ya que además parte con la teórica ventaja añadida de jugar la vuelta en Turín. Nada más concluir el sorteo, en las redes sociales comenzaron a surgir bulos recurrentes sobre bolas calientes. Vídeos e imágenes en las que supuestamente se observaba que el legendario exfutbolista galés Ian Rush, embajador de la final, cogía una bola sin mover antes todas.

Mientras los blancos celebran el récord de disputar su séptima semifinal consecutiva, ambicionan la 'duodécima' y sueñan con poder convertirse en el primer club capaz de encadenar dos títulos consecutivos en el formato Champions, el Atlético disfruta de su mejor momento de siempre. Tres semifinales en cuatro años era algo inimaginable de no ser por el efecto Simeone, y el club aún piensa en conquistar la 'primera' después de tres tentativas fallidas de forma dramática. El Madrid tiene a su favor el factor psicológico, ya que en la historia reciente ganó dos finales a su eterno rival y también la cita de cuartos resuelta con un gol del mexicano Chicharito Hernández en Chamartín. En total, siete choques en Copa de Europa con cuatro victorias merengues, dos empates, una derrota y 4-0 en el global de eliminatorias o finales. Y el Atlético tiene el aval de su fe inquebrantable, capaz de reponerse de derrotas tan dolorosas como las de Da Luz y San Siro, y el irrefrenable deseo de revancha y de presentarse en Cardiff.

El orden de los factores

Aunque los profesionales no expresaron públicamente sus deseos, parece que el emparejamiento sentó algo mejor a los rojiblancos que a sus vecinos. Buena parte de la hinchada atlética entiende que el Real Madrid es más factible de eliminar a dos partidos que en otra final tremenda. Y nadie quería a la rocosa Juventus. En el equipo de Zidane, el gran deseado era el Mónaco, alegre, ofensivo, cuajado de jóvenes extraordinarios como Mbappé, pero inexperto. Curiosamente, Simeone es más partidario de jugar la vuelta a domicilio, ya que en caso de prórroga el visitante tiene ventaja al mantenerse el doble valor de los goles logrados fuera de casa. Con la ida en el Calderón fue como alcanzó las finales de Champions, tras superar al Chelsea y al Bayern, y también la de la Europa League, tras eliminar al Valencia.

Curiosamente, en el año de la séptima del Real Madrid, conseguida con un gol de Pedja Mijatovic ante la Juventus en la final de Ámsterdam, en semifinales se enfrentaron la 'vecchia signora' y el Mónaco. Se miden ahora de nuevo el equipo menos goleado de la Champions, ya que la Juventus sólo ha encajado dos tantos, y el más realizador, toda vez que los del Principado suman 21. La 'Juve' es el equipo europeo que más finales ha perdido, seis. La última en 2015 ante el Barça. Y el Mónaco sólo alcanzó una final de Champions en su historia. Fue en 2004 y cayó 3-0 ante el Oporto. En sus dos emparejamientos en Copa de Europa, los italianos avanzaron ante los galos.