La Rioja

Xabi Alonso, con
la selección. :: efe
Xabi Alonso, con la selección. :: efe

Los últimos 87 días como futbolista de Xabi Alonso

  • El vasco, que se retirará en junio, ansía que su último partido sea en Cardiff e igualar a Seedorf y Etoo como jugador que la logra la Champions con tres clubes diferentes

Madrid. «No es una decisión fácil, pero creo que es el buen momento. Más vale más pronto que demasiado tarde». El nombre de Xabi Alonso se asocia a la clase. No sólo porque es miembro importante de la generación dorada española que logró la épica de tres títulos internacionales consecutivos (Eurocopa 2008, 2012 y el Mundial de 2010) sino por su manera de comportarse lejos del césped: tranquilo, tímido, observador y parco en palabras.

Así, tras meditarlo durante meses y una vez que se había filtrado su intención hasta el punto de convertirse en un secreto a voces -ya lo había comentado en enero con los directivos del Bayern de Múnich, donde juega desde 2014-, decidió anunciarlo él mismo. En la televisión del club alemán y en sus redes sociales, donde eligió un particular mensaje de despedida en su cuenta.

«Lo viví, lo amé. Adiós precioso deporte», junto a una foto en la que se le puede ver con las botas de fútbol en una mano y diciendo adiós con la otra.

«Quería terminar mi carrera al más alto nivel y el Bayern es el más alto nivel», explicó el centrocampista, de 35 años. «He vivido muchas cosas. En la Real Sociedad, Liverpool, Real Madrid y el Bayern de Múnich. Son cuatro grandes clubes. Y además también he jugado en la selección española», se congratula.

Tras debutar como 'txuri-urdin', con un paso intermedio de formación por el Eibar, saltó a Inglaterra con Rafa Benítez donde logró la Champions en la inolvidable edición de 2005, en la que marcó el penalti de la remontada en la final de Estambul. Con la estrella de campeón mundial regresó a España y fue referencia con José Mourinho y después con Carlos Ancelotti en la campaña del doblete del italiano en Chamartín (2014).

Se marchó para ser importante con Pep Guardiola en Múnich, donde acumula dos Bundesligas y una Copa de Alemania, pero no pudo conseguir la Champions con el catalán. «El Bayern agradece a un hombre y a un jugador formidable, que ha representado de manera magnífica al Bayern dentro y fuera de los terrenos de juego», declaró el presidente del club Karl-Heinz Rummenigge. Este año intentará el reto del triplete con el técnico italiano, ya que el Bayern lidera el campeonato nacional, está en semifinales de Copa y en los cuartos de la Champions.

Si consigue levantar la 'orejona' en Cardiff el 3 de junio será, junto a Clarence Seedorf y Samuel Etoo, un futbolista capaz de levantar la Champions con tres clubes distintos. Ha elegido él mismo el momento en el que decir adiós, al igual que hizo con la selección española.