La Rioja

Incertidumbre ante el reto

Comienza la sexta participación del Sevilla en la máxima competición continental y lo hará en un campo de sobra conocido en los últimos años por la entidad nervionense. En Turín los rojiblancos se alzaron hace tres años con el que sería su tercer título de la Europa League y el año pasado, antes de la conquista del quinto entorchado, también visitaron la capital piamontesa como representantes del fútbol español en la Champions.

Juventus y Sevilla se vuelven a cruzar en la fase de grupos con el mismo objetivo: alcanzar los octavos de final como los dos mejores equipos. El favorito, a todas luces, la escuadra italiana, que tiene un objetivo más a largo plazo y no es otro que el de alzarse con el título en mayo.

Frente al talento turinés, con Dybala como gran referencia, los andaluces pretenden comenzar su nuevo camino en la Liga de Campeones con expectativas altas. No quieren volver a caer en la fase de grupos como ocurriera la campaña pasada, aunque ello implicara al final ser el rey de la Europa League. Los sevillistas necesitan dar ese paso que separa la cabeza de ratón de la cola del león.

Jorge Sampaoli recoge el testigo del gran Sevilla de los tres títulos consecutivos. Debe agradar a una afición que se ha acostumbrado en la última década a ganar, ganar y volver a ganar. No es fácil superar un listón tan alto. Sobre todo porque la renovación de la plantilla ha sido completa y las piezas no acaban de encajar aún en el rompecabezas que es este nuevo Sevilla. La dura prueba de Turín quizá llegue demasiado pronto, como bien admiten en la entidad.