La Rioja

LIGA DE CAMPEONES

El Barcelona baila al son de la Champions

Lionel Messi, la figura del encuentro, se va de un defensor escocés durante el partido de ayer en el Camp Nou. :: efe
Lionel Messi, la figura del encuentro, se va de un defensor escocés durante el partido de ayer en el Camp Nou. :: efe
  • Con un Messi estelar, los culés firman la mayor goleada de su historia en la máxima competición continental

Barcelona. Con los acordes de la melodía de Händel, los que inspiraron el actual himno de la Champions, el Barça se quitó el mono de las rotaciones y se puso guapo con el frac de las grandes citas. El estreno de la máxima competición continental bien lo merece. Se encontró con un partido plácido desde el inicio y brindó a los suyos una borrachera de goles con la que quitarse el regusto amargo que aún tenían los culés tras la pifia liguera.

Sacó la artillería Luis Enrique con la única novedad de André Gomes en la medular para dar el primer paso en busca de la corona perdida. Y los habituales no fallaron. Bien es cierto que encontraron al rival idóneo para recuperar la sonrisa. Timorato el Celtic en defensa y previsible en ataque, apenas tuvo el susto del penalti en todo el partido. La Champions exige otro rendimiento bien distinto al de la competición escocesa.

Y eso que, contagiado por el buen rédito del Alavés, Rodgers también apostó de inicio por un dibujo con cinco zagueros, distinto al que viene mostrando el Celtic en su Liga. Pero el planteamiento duró lo que tardaron en conectar dos de los tres componentes del tridente azulgrana. Neymar vio un hueco en la maraña católica para habilitar a un Messi que dejó claro con su golpeó que los problemas del pubis han quedado atrás. 1-0 nada más empezar el partido en lo que iba a ser una noche plácida de fútbol y goles.

Sería el primero de los bailes que se marcaron ambos bajo la estelada noche barcelonesa. Tras el penalti cometido y parado por Ter Stegen, el Barça reaccionó para evitar sustos innecesarios. Otra vez se buscaron brasileño y argentino para que el '10' se luciera, pues el torrente anotador no había acabado.

Ante la parsimonia visitante, el Barcelona encarrilaba la noche de forma cómoda. Por muchos efectivos que acumules en la retaguardia, sin intensidad, no hay dibujo táctico que soporte la conexión ofensiva de los azulgrana cuando andan inspirados. Y los goles se fueron sucediendo a lo largo del partido.