Mundial de Clubes

El Al Jazira da la sorpresa y se cita con el Real Madrid

Ali Mabkhout./Efe
Ali Mabkhout. / Efe

El gol de Ali Mabkhout en el segundo tiempo sirvió para derrotar al Urawa Red Diamonds

EFE

El Al Jazira, que juega como invitado al ser el campeón de la Liga de Emiratos Árabes Unidos, dio este sábado la sorpresa ante el ganador de la Liga de Campeones de Asia, el Urawa Red Diamonds japonés, al que ganó por 1-0, con lo que se cita con el Real Madrid en la segunda semifinal del Mundial de Clubes.

Tras superar en el primer encuentro del torneo al Auckland City (1-0), el cuadro local se convirtió en la gran revelación de la presente edición a costa de las ilusiones del Urawa, cuyo dominio fue completo pero careció de imaginación y precisión en los últimos metros para desequilibrar el entramado defensivo organizado por el técnico holandés Henk Ten Cate.

Conocedor de sus cualidades, pero sobre todo de sus carencias, el exsegundo técnico de equipos como Ajax o Barcelona volvió a apostar por un dispositivo eminentemente de contención y esperar a enganchar una contra con el marroquí Mbark Boussoufa, el brasileño Romarinho y Ali Mabkhout.

1 Al Jazira

Ali Khaseif, Musallem Fayez, Mohamed Ayed (Saif Khalfan, m.90), Fares Juma, Salim Rashid, Mohamad Al Attas (Eissa Mohamed, m.89), Yaqoub Al Hosani (Ahmed Rabia, m.84), Salem Abdulla, Boussoufa, Romarinho y Ali Mabkhout.

0 Urawa Red Diamonds

Shusaku Nishikawa, Wataru Endo (Ryota Moriwaki, m.72), Yuki Abe, Tomoaki Makino, Tomoya Ugajin, Takuya Aoki, Yuki Muto (Toshiyuki Takagi, m.67), Shinya Tajima (Zlatan Ljubijankic, m.76), Tosuke Kashiwagi, Rafael Silva y Shinzo Koroki.

Goles
1-0, min.52: Ali Mabkhout.
Árbitro
César Ramos (MEX). Amonestó a Makino, Rashid, Muto y Al Hosani.
Incidencias
Segundo partido de cuartos de final del Mundial de Clubes disputado en el Zayed Sports City Stadium.

Ésta llegó a los siete minutos del segundo periodo. Romarinho envió el balón en profundidad a su principal artillero, Ali Mabkhout, que no perdonó ante Shusaku Nishikawa.

Mabkhout había avisado un par de veces en la primera mitad, en las dos únicas aproximaciones del Al Jazira, tímidas por entonces. Este contragolpe fue tan rápido como letal, que castigó al juego ofensivo monocorde del conjunto japonés, cuya posesión apenas incomodó a los locales.

Tan sólo el brasileño Rafael Silva por la izquierda y algunas llegadas de Wataru Endo y Yuki Muto por la derecha había inquietado al cuadro emiratí. Pese a gozar de una posesión de casi el 70 por ciento únicamente gozó de una ocasión en el primer periodo, por medio de Shinzo Koroki, pero su remate, en inmejorable posición, se marchó alto.

El equipo de Takafumi Hori, cuyo juego combinativo de pases cortos era desesperadamente lento, no tenía más remedio que cambiar de marcha, se encomendó a Rafael Silva y comenzó a presionar con más intensidad.

El técnico nipón no tardó en hacer relevos en sus hombres de la banda diestra en busca de frescura y soluciones. Toshiyuki Takagi y Ryota Moriwaki reemplazaron a Yuki Muto y Wataru Endo. Luego entró el esloveno Zlatan Ljubijankic por Shinya Yajima.

Además de Rafael Silva, tan solo Takagi, instalado en la izquierda, buscó el desborde y el desequilibrio, pero la férrea defensa emiratí resistió y convirtió su área en un fortín con todos sus efectivos, aunque sus tres 'virtuosos' ofensivos no renunciaban a dar un nuevo disgusto a la zaga del Urawa, que tampoco podía volver a despistarse.

Supo manejar Al Jazira también el 'otro fútbol', como lo denominaba el exseleccionador español José Antonio Camacho, y parar el ritmo que quería imponer el campeón asiático, cuya gran opción para forzar la prórroga la tuvo en el minuto 89 Rafael Silva, pero su remate se estrelló en el palo derecho.

El Urawa Red Diamonds se marcha tremendamente decepcionado. Gran logro para el Al Jazira. Todo un éxito estar ya en la semifinal para el cuadro emiratí, que supo sacar provecho a su esfuerzo defensivo y al acierto de su goleador en una de sus escasas salidas.

Pachuca, a semifinales contra Gremio

Un gol de cabeza de Víctor Guzmán en el segundo tiempo de la prórroga dio al Pachuca el pase a la semifinal del Mundial de Clubes, tras imponerse por 1-0 al Wydad Athletic de Casablanca marroquí, que jugó con un hombre menos desde el minuto 69, por la expulsión de su capitán Brahim Nakach.

Pese a jugar más de 50 minutos con un jugador más, los Tuzos no supieron desarmar hasta el tramo final de la prórroga a un meritorio Wydad, más limitado técnicamente pero que suplió con esfuerzo sus carencias y dobló la rodilla cuando avistaba los penaltis.

Fue una internada del uruguayo Jonathan Urretaviscaya que encontró en el centro del área a Guzmán para meter al Pachuca en unas semifinales en las que tendrá como rival al Gremio, campeón de la Copa Libertadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos