FEDERACIÓN ESPAÑOLA

Frente riojano contra Villar

Jacinto Alonso y Ángel María Villar, en el 2016. :: jonathan herreros
/
Jacinto Alonso y Ángel María Villar, en el 2016. :: jonathan herreros

Tras años de apoyo al expresidente de la Federación Española, Jacinto Alonso, el Calahorra y Ana Sáenz de Pipaón promueven la moción de censura de Luis Rubiales

V. S./S.M./COLPISA LOGROÑO.

En abril del 2016, antes de comenzar el proceso electoral de la Federación Riojana de Fútbol, Jacinto Alonso presentaba su candidatura a la reelección. «Cuento con el apoyo de Madrid, de Ángel Villar, que en breve vendrá a Logroño para mostrarlo públicamente y que no haya dudas», señalaba entonces. Villar cumplió y acudió a la capital riojana para felicitarle por su reelección y Alonso no dudó en definirse como hombre del presidente, tal y como había hecho durante años. Una «excelente relación» entre Española y Riojana que supuso la llegada de eventos, como partidos internacionales de la absoluta, la sub-21 o la femenina.

Veinte meses después, la situación ha cambiado diametralmente. Ayer, la Comisión Electoral de la Federación Española reconoció que «se cumplen los requisitos exigidos para admitir a trámite la moción de censura» de Luis Rubiales. La moción es un ataque a la gestión del expresidente de la FEF durante 29 años y que se encuentra suspendido.

Presidentes de Territoriales
Federación de Islas Baleares, Canaria, Cántabra, Ceuta, Extremeña, Melilla, Región de Murcia, Riojana y Navarra.
Clubes
Trece equipos, entre ellos el Club Deportivo Calahorra.
Fútbolistas de ámbito estatal y no profesional
Once firmas, entre ellas de la riojana Ana Sáenz de Pipaón.

Rubiales presentó la iniciativa con 57 firmas, divididas entre presidentes de federaciones, clubes, futbolistas, árbitros, entrenadores... Los tres asambleístas riojanos, que en las últimas elecciones apoyaron a Villar, ahora cambian de bando. «Creemos que tenemos que estar en ese lado y veremos qué ocurre porque entendemos que debe haber un cambio. Todos vemos cómo está la FEF», explicaba ayer Tomás Lorente, presidente del club calagurritano. «Los riojanos vamos de la mano y es algo que viene de atrás, de cuando no dimitió Villar después de los acontecimientos que todos hemos visto. Estamos de acuerdo con la moción de censura y por ello apoyamos a Rubiales», añadía Lorente.

Por su parte, la futbolista Ana Sáenz de Pipaón indicaba que Federación Riojana, Calahorra y ella misma entienden que «ante la situación actual, la mejor opción ha sido el apoyo a Rubiales para agilizar la estabilidad del fútbol en España».

Curiosamente, como Jacinto Alonso, otros cuatro presidentes federativos imputados en la 'operación Soule' (Cantabria, Ceuta, Melilla y Murcia) se han sumado a la moción. Todos ellos, a pesar de estar imputados desde el 31 de julio, no están suspendidos por un retraso del Consejo Superior de Deportes.

Ahora, el presidente en funciones de la FEF [Juan Luis Larrea] tiene que convocar la Asamblea General en un plazo no superior a 48 horas, a contar desde que le sea notificada la admisión. Esa reunión de la Asamblea General Extraordinaria que debe debatir sobre la moción ha de tener lugar en un plazo no inferior a quince días ni superior a treinta días. Podrán presentarse mociones alternativas en los diez primeros días siguientes

Larrea explicó ayer que la moción es «totalmente lícita» y defendió que la legislatura debería terminarla «Villar o alguien de su equipo». Dijo estar «tranquilo» y recalcó que no se ve como presidente porque hay una moción. «Ahora hay que ver cómo prospera», agregó Larrea, que incidió en que no tiene interés en aferrarse al cargo aunque lamentó que «no haya unidad en el fútbol» en estos momentos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos