«Deslealtad» y «división» de las territoriales díscolas, como la FRF

V. S. LOGROÑO.

La comparecencia de ayer de Ángel María Villar acabó mediatizada por la amenaza de dejar a la selección sin Mundial. Así, muchos de los aspectos más interesantes del 'caso Soule', alguno de ellos que tiene relación con la Federación Riojana, quedaron en segundo plano, también ayudado por la continua tendencia evasiva del bilbaíno.

Aunque no quiso citar personalmente a los presidentes federativos que se han sumado a la moción de censura de Luis Rubiales (éste ha contado con 57 avales, entre ellos los de los tres asambleístas riojanos: Jacinto Alonso, el Calahorra y Ana Sáenz de Pipaón), Villar sí que les dejó un recado. «[Rubiales] ha dividido a los presidentes de las federaciones. Dice que hay que renovar. Pero dentro de los que le apoyan hay seis o siete presidente que han estado muchísimos años en la RFEF [entre ellos, Jacinto Alonso]. Ha defendido a esos señores para que le apoyen electoralmente. Punto. Está en su perfecto derecho y hay que ponerse en sus mocasines», explicaba. Además, añadió que los éxitos del fútbol español se consiguieron también «gracias a los presidentes de las territoriales que han estado en la gobernabilidad [de la RFEF]. Con ellos han llegado los mayores éxitos. Todo aquel que quiera dividirlos está dividiendo una de las bases del éxito del fútbol español», puntualizaba.

En este sentido , también se mostró un punto cínico. «Alguno puede ser desleal porque han sido leales, otros no lo pueden ser porque nunca lo han sido», incidía. «Mis amigos son personas vinculadas al fútbol, pero sin puestos relevantes. Los que tenían puestos relevantes, verdaderamente no me dieron un minuto de amor. Pero también me pongo en sus mocasines. Se les promete que no les va a pasar nada, que no se les va a abrir expediente, que no se les va a suspender si dimite Villar y no me llaman», aseguró. «Estaré encantado de hablar con ellos y tomarme un vino», sintetizó.

Seguro federativo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos