Repite cita con la final de la Copa

Philippe Coutinho celebra el gol del Barcelona en Mestalla perseguido por Lionel Messi. :: afp/
Philippe Coutinho celebra el gol del Barcelona en Mestalla perseguido por Lionel Messi. :: afp

El Barcelona ganó al Valencia con goles de Coutinho y Rakitic para lograr ser el primero que logra cinco finales seguidas

JESÚS BALLESTEROS

valencia. El Barça le ha cogido el gusto a meterse en la final de la Copa del Rey. Por quinto año consecutivo, el cuadro azulgrana será uno de los que disputarán el título. Se verá las caras ante el Sevilla tras volver a ganar al Valencia y dejarlo en la cuneta en semifinales. El conjunto ché hizo casi todo lo necesario para voltear el 1-0 de la ida en el Camp Nou, pero Coutinho sí tuvo el tino del que no dispusieron los valencianistas.

El mes de febrero se presentaba exigente para el Barça y su proyecto 2017-18. Las semifinales ante el Valencia eran una primera y dura piedra para iniciarlo y que ha superado con creces. Más adelante llegará el Chelsea, pero estaba por ver si el conjunto de Ernesto Valverde volvía a meterse en una final de Copa, algo que se ha convertido en costumbre. Con la del presente curso, la quinta vez consecutiva, algo que nunca antes ningún equipo había logrado en nuestro fútbol. Por eso es el 'Rey de Copas'.

El cuadro de Valverde viene mostrando una solvencia brutal en la presente campaña y ante un rival enormemente exigente, el Barça expuso nuevas y viejas razones para ser favorito en todas y cada una de las competiciones en las que sigue vivo. El Sevilla será el último escollo para que gane la cuarta Copa consecutiva, otro hito en nuestro fútbol.

LAS FRASESDaniel Parejo Capitán del Valencia «Hay que dar gracias a la afición, no merecimos caer de esta manera pero a veces el fútbol es así» Ernesto Valverde Técnico del FC Barcelona «Ya tuve la experiencia de jugar una final de Copa en el campo y ciudad del rival, la verdad no deseo repetir»

No fue fácil, porque convencido de que la remontada era posible, Marcelino movió su habitual sistema (4-4-2) para colocar tres jugadores ofensivos con Rodrigo de mediapunta por detrás de Zaza y Vietto. Y se movió especialmente bien en esa segunda línea, pues las mejores ocasiones del Valencia llegaron, hasta su cambio, de sus botas y su cabeza. Y es que fue con la testa con lo que casi abre la lata el valencianista. El larguero evitaría, en primera instancia, que se igualara la eliminatoria, como luego lo haría Cillesen también a disparo del propio internacional español. Buenísima fue la noche del portero holandés que, después, en el segundo tiempo firmaría una parada sublime. Muy de las que se ha acostumbrado Ter Stegen a hacer en los partidos en Liga o Champions.

Messi, domina caminando

Muy bien plantado, el conjunto ché conseguía mantener al Barcelona en esa delgada línea en la que se mueve mucho el cuadro azulgrana de tener casi un control total del juego, pero con el que no termina de crear ocasiones claras de gol. Antes del descanso, apenas un disparo de Messi de falta que sacaría de puños Jaume Domenech. Salvo por la variación de la portería y la entrada de André Gomes en el once, el Barça salió con su once de gala. Messi volvía a ser el más activo de los suyos y, conforme iban pasando los minutos, ganaba en contactos con el cuero. Y hasta los no futboleros saben qué suele ocurrir cuando el argentino coge la batuta de los partidos.

Además, Valverde aprovechó el descanso para mover el equipo tras darse cuenta que André Gomes sigue chirriando en este entramado tan bien engrasado. Por momentos parece que algunos evitan pasarle la bola a su compañero. El luso se justifica diciendo que no tiene confianza, aunque es el futbolista del banquillo culé que más oportunidades ha tenido. Apenas queda rastro de aquel jugador que brilló como valencianista hace dos años.

Fue Coutinho el elegido para saltar en el segundo asalto y Messi encontraría otro socio más para asociarse. Aunque no sería el argentino el protagonista en ninguno de los goles del choque. Apenas necesitó Coutinho unos minutos para ponerle las cosas aún más difíciles a los de Marcelino. El brasileño aprovechó una gran jugada de Luis Suárez para estrenar el marcador de Mestalla y su cuenta particular anotadora como nuevo jugador del Barcelona. Fue un auténtico mazazo para los jugadores locales que habían hecho casi todo bien para voltear la eliminatoria.

Aun así, no bajaría los brazos el Valencia que también comienza a recuperar efectivos como Kondogbia o Guedes, claves en la gran temporada del conjunto valenciano. Sería lo más positivo de la noche para Marcelino a quien su apuesta ofensiva se le acabaría volviendo en contra con un segundo gol definitivo. Volvería a generar el gol Luis Suárez que dejó a Rakitic franco para que batiese a Domenech cuando el partido consumía su último tramo. Decidido el duelo, Valverde aprovecharía para dar descanso al mermado Piqué y permitir que Mina se estrenase con la zamarra culé.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos