El Real Madrid se refugia en la Copa tras la debacle liguera

ÓSCAR BELLOT

madrid. La Copa del Rey ya no es un objetivo secundario para el Real Madrid. La crisis de juego y resultados que atraviesa el conjunto de Zinedine Zidane han elevado el torneo del K.O. al rango de prioritario. Los blancos visitan Butarque para medirse al Leganés. Toca aferrarse a la Copa como válvula de escape, revulsivo de cara al crucial enfrentamiento de Champions contra el PSG y hasta como boya a la que agarrarse caso de que el duelo con el tridente parisino que conforman Neymar, Cavani y Mbappé desemboque en catástrofe.

Los cuatro tropiezos en Liga han puesto en la picota a Zidane, al que se demanda reconducir la situación, lo que ineludiblemente pasa por el diagnóstico de la enfermedad que aqueja a su escuadra, reducido por el momento al mal fario que parece perseguir a sus atacantes.

Leganés
Champagne, Tito, Siovas, Mantovani, Diego Rico, Gabriel, Rubén Pérez, El Zhar, Naranjo, Amrabat y Beauvue
Real Madrid
Casilla, Carvajal, Nacho, Vallejo, Theo, Casemiro, Kovacic, Ceballos, Lucas Vázquez, Mayoral y Asensio.
Árbitro
Sánchez Martínez (Comité de Murcia).
Estadio
Municipal de Butarque.
Hora
21:30 h. Telecinco / GOL

Una falta de acierto ante el marco rival personificado en la figura de Cristiano Ronaldo, aún inédito en esta Copa pero protagonista indiscutido por el pulso que libra con el club para que equipare su sueldo con el del azulgrana Messi. «No me imagino un Real Madrid sin Cristiano», reiteró Zidane.

Con Sergio Ramos recuperándose aún de su lesión en el sóleo, y a excepción también de su hijo Luca, Zidane tiene al resto de la plantilla disponible, incluyendo a Benzema, que ha vuelto al trabajo con el grupo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos